20070720180404-brasil-juegos.jpg

Me gusta porque él se muestra más personal. Transcribo y subrayo ideas que le imprimen  ese carácter, como si fuera un colega escribiendo desde la redacción. (Mercedes)

No tengo mucho material para escribir, ni tampoco tiempo.Anunciaron el juego Cuba y Estados Unidos de pelota para las 8 de la mañana.  A esa hora tengo a veces un sueño delicioso.  El clima impidió que el juego se celebrara.  Creo que el famoso encuentro comenzará el viernes a las 8 a.m.,  si es que el tiempo no obliga a otra cosa.  Nuestros atletas están dispuestos a competir hasta en el fango;  aunque no así los adversarios, que prefieren compartir el primer lugar.  Ya veremos qué ocurre.Escribo hoy jueves para la página deportiva.

Me impresiona el número de atletas lesionados en muchos de los deportes, con la excepción de la natación, el ping pong, el tenis y unos pocos más.  El profesionalismo obliga a jugarse la vida como modernos gladiadores.

Cuando no sufren lesión real, la simulan como expertos personajes de teatro. Eso no educaría a nadie entre los millones de deportistas de todas las edades de nuestra patria.En muchos países los atletas ni siquiera compiten por  su propia patria. Algunos ganan hasta 102 millones de dólares en un año, más que el dueño de un central azucarero. Cuba cuenta sólo con sus propios atletas, que no son profesionales. Es una lucha desigual.

A veces me divierto cuando veo los caballos vigorosos y bien nutridos, de raza ―llamémosle aria―, igual que sus jinetes.  Pero a pesar de todo es una lucha pacífica y una divertida herencia colonial. Dime en qué compites y te diré quiénes te colonizaron.  Ahora que existe soberanía relativa, cada cual, según el caso, intenta introducir nuevos deportes en las competencias regionales y mundiales. Un ejemplo: el bádminton. 

Veo ahora el juego de voleibol femenino. Estamos 18 a 17 a favor de Brasil en el primer set, luchando por el oro. Veremos si el corazón resiste.  Perdimos 27 a 25.  Buenísimo y reñido el final del parcial. El manager de Brasil está peor que yo. Ganamos el segundo set 25 a 23. Perdimos el tercero 22 a 25. Ganamos el cuarto 34 a 32.

No me extrañaría la noticia de que el manager brasileño ha tenido un problema cardiaco serio.  Finalmente, ganamos el último set 17 a 15.  ¡Fue un fenomenal partido!Acabamos de escuchar el himno nacional por el oro en ciclismo femenino, a las 4 y 35 de la tarde. Otro himno por el judo, transmitido a las 4 y 44. Otro por el voleibol se transmitió inmediatamente después. Más adelante otro oro en ciclismo masculino. 

Continúan las noticias, pero debo entregar este material y ver el acto de la UCI.  Son ya casi las 6 p.m.Antes de concluir, deseo expresar al pueblo de Brasil el profundo dolor que nos produjo el trágico accidente de aviación, con la muerte de aproximadamente 200 personas, en medio de la alegría de los Panamericanos.