20070611183411-chavez-33333.jpg

Por Mercedes Rodríguez García 

Tuve dos amigos —estudiantes venezolanos— que en varias ocasiones venían a mi en busca de una opinión "autorizada"sobre lo que la prensa internacional y de su propio de su país publicaba acerca de lo que en este último acontecía: “¿A quién le creemos, profesora?” Jóvenes al fin requerían de alguna orientación al respecto pues, en la mar noticiosa de Internet, podían ahogarse entre las aguas claras y las aguas turbias, es decir, entre la prensa que apoya a Chávez y la que lo detracta. "Hay que saber entresacar", les recomendaba.

Ahora, ya en su amada Venezuela, comprenderán mejor muchos de los conceptos y argumentos que les di en torno a los Medios de Comunicación Masiva en la actualidad. “Tanta prensa, cada cual escribiendo, diciendo y mostrando lo que les da la gana, ¡hay que estar muy claros, claritos, claritos!”, se convirtió en saludo de despedida luego de una charla informal en un banco del Parque Vidal o de las improvisadas tertulias en la acera alta del teatro La Caridad. 

No he sabido más de ellos, residentes en el estado de Apure, gente pobre, pobrísima y revolucionaria... por marginados: “Hasta que llegó Chávez, profesora, nuestro salvador junto con Cristo”. Siempre los recuerdo, más ahora que leo la prensa en la red de redes y me asalta este manipulado titular de El Nuevo Herald: "Chávez lanza iniciativa para controlar las universidades." 

¿Acaso los miles de muchachos y muchachas que han pasado por mi querida Isla —y también otros que no la conocen, pero la viven y la sienten por hermana— podrán asimilar lo que declaró el contrarrevolucionario cubano radicado en Miami, Hubert Matos: ''El propósito es, como en Cuba, controlar las universidades y los colegios''. Y más adelante, se atrevió a vaticinar: ''Pero me parece que Chávez no va a tener éxito, y los estudiantes venezolanos le van a estropear los planes”.  (Segón Matos, los estudiantes traen a Chávez "en jaque") http://www.elnuevoherald.com/213/story/51139.html 

No deja de ser cierto que el escenario de toda revolución social se torna convulso en el principio. Las revoluciones, cuando juegan limpio, sí mantienen “en jaque”. Habría que preguntarse ¿a quiénes? Y no “por dos semanas” como afirma el periodiquillo miamense, en alusión a un discurso del Presidente el pasado jueves transmitido en cadena nacional, en el que llamó a los jóvenes afectos a su gobierno a formar un movimiento estudiantil bolivariano en todas las universidades del país.

El jefe de Estado propuso un cambio radical en los centros de estudiantes y federaciones de centros, para convertirlos en consejos de estudiantes,  a semejanza del modelo organizativo de los consejos comunales. Chávez está bien plantado y sabe lo que hace. La mayoría comparte y apoya sus medidas. Dígase —y hágase—  transferir el control a estos consejos estudiantiles de servicios como transporte y comedores universitarios, e incluso el otorgamiento de recursos estatales de financiamiento. 

Otro pitoniso político de la misma ralea que Matos, un tal Américo Martín, aseveró al Nuevo Herald que  ''Esta táctica le dio (a Chávez) resultado con el movimiento sindical (…) Pero en el caso de los estudiantes, es muy difícil que tengan éxito'' Y argumentó a seguidas: ''Tendrían que violentar la autonomía en todas las universidades para transferir los órganos administrativos a las organizaciones estudiantiles creadas por el gobierno. Y eso sería para ellos más difícil que acabar con Radio Caracas''. 

Dice El libelo de la Florida que, interrogado sobre la propuesta presidencial el líder estudiantil de la Universidad Católica Andrés Bello, Yon Goicochea, expresó lapidariamente: “Habrá que ver la propuesta. Lo importante es que entiendan que aspiramos a la diversidad, a la libertad de elegir cómo y con quién debatir, y que no estamos esperando que nadie nos compre con dádivas ni nos impongan la agenda con chantajes''. 

¿Imponer agendas? Si de agendas mediáticas se trata, ¡vaya usted a saber quiénes resultan los impositores! Porque Chávez ha sido clarito, clarito, cuando se refirió a la no renovación de la licencia de RCTV: 

"Después que pasa la polvareda, y creo que está pasando, vuelven las cosas a su lugar, y la gente se da cuenta de qué fue lo que realmente ocurrió. Simplemente ocurrió lo que ya sabemos: que un estado, haciendo uso de su potestad, de su soberanía, decidió no renovar la concesión a un canal de televisión manejado por la elite".

Las declaraciones del mandatario venezolano, reproducidas de la AFP, no dejan espacio a la duda, señores, acábense de convencer. Y no lo digo yo, lo dice la prensa —la chavista, por supuesto— o mejor, la que sirve a los intereses del pueblo. Miren este titular: Al Gobierno no lo tumban. Palabras del propio Chávez.

La afirmación se produjo durante las transmisión del programa dominical Aló Presidente número 285, desde la población de Elorza, en el Estado Apure. Dice la fuente en cuanto al sector estudiantil, Chávez destacó que los estudiantes bolivarianos dieron una gran lección al país durante su intervención en la Asamblea Nacional (AN) la pasada semana.  

De igual manera envió un mensaje al grupo antagonista, que abandonó el hemiciclo de la AN, y a quien catalogó como “manipulado por factores externos al país”,  y eso "nadie puede negarlo", expresó. 

Yo bien sé que mis amigos venezolanos no están entre los que se fueron de la AN. Mis buenos dos muchachos de Bolívar, humildes hasta la coronilla, son de los que se quedan, de los que apoyan la continuidad del proceso bolivariano.  

El sentimiento de los que comparten el gobierno con Chávez no es fragmentar, si no unir a quienes lo defienden. Y ese mensaje no lo destaca El Nuevo Herald. Mas, como dijo el propio Chávez: “por ahora, hay que acostumbrarse”. 

Sí, en Venezuela las cosas no andan nada tranquilas… 

Y no vamos a cuestionar quién trae a quién en jaque, si no a esperar ¡quién da el jaque mate a quién!  .