20070413135605-arnold-schwarzenegger.jpg

Arnold Schwarzenegger, celebró la decisión de la Corte y conminó a la EPA a determinar pronto ``que los gases con efecto invernadero emitidos por los automóviles deben ser reducidos''. 

La Corte Suprema falló ayer que la Agencia Nacional de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) debe considerar los gases con efecto invernadero como contaminantes y tratar ese problema, en un golpe a la administración de George W. Bush. 

A iniciativa del estado de Massachusetts, una docena de estados, varias ciudades grandes y una serie de asociaciones ecologistas apelaron a la justicia para determinar si la EPA tenía la autoridad para regular las emisiones de cuatro gases con efecto invernadero, entre ellos el dióxido de carbono (CO2), en los automóviles nuevos. 'Porque los gases con efecto invernadero entran [en la definición legal] de `gases que contaminan la atmósfera', consideramos que la EPA tiene la autoridad legal para regular las emisiones de estos gases en los automóviles nuevos'', estimó la Corte, en una decisión aprobada por cinco votos contra cuatro. 

La decisión no modificará directamente la política estadounidense en la materia, pero frente a la inacción de las autoridades, los defensores del medio ambiente confiaban en la justicia para impulsar un movimiento que la administración rechaza. 'El obstinado rechazo de la EPA para regular los gases con efecto invernadero hace que Massachusetts corra un riesgo `real' e 'inminente'. Los peligros asociados al cambio climático son graves y ampliamente admitidos'', declaró el juez John Paul Stevens en la decisión. 

La administración Bush se ha opuesto fuertemente a cualquier imposición a la industria para limitar la emisión de gases con efecto invernadero, y se ha negado a ratificar el protocolo de Kyoto, que busca una reducción global de estos gases, culpables del calentamiento del planeta. Los ambientalistas afirman que desde que Bush llegó al poder en el 2001, su administración ha ignorado e intentado ocultar la evidencia sobre el calentamiento global y el rol de la actividad humana sobre el cambio climático. 

En su reclamo, Massachusetts había destacado que perdería más de 4.5 metros de tierras a lo largo de su costa atlántica si el nivel del mar se eleva apenas 30 centímetros. El gobierno, respaldado por nueve estados y varias organizaciones de fabricantes de automóviles, había pedido a la Corte que no interviniera, indicando que si el problema era tan grave como afirmaban los demandantes, no podía ser solucionado por una simple decisión judicial. Además, el gobierno había explicado que la simple reducción de las emisiones de automóviles nuevos estadounidenses no tendría ningún efecto, o sería muy marginal, sobre un fenómeno que se desarrolla a escala planetaria. 

''Aunque es tal vez verdad que la regulación de las emisiones de los automóviles no pondrá fin por sí misma al recalentamiento climático, eso no implica que no tengamos la autoridad de declarar si la EPA tiene el deber de adoptar medidas para desacelerarlo o reducirlo'', respondió la Corte. ''Es un momento clave en la lucha contra el recalentamiento climático'', celebró un portavoz de la asociación ecologista Sierra Club, Josh Dorner. 

''Constituye un repudio total al rechazo de la administración Bush a utilizar su autoridad para enfrentar el desafío ... y envía también un mensaje claro a los mercados de que el futuro no se encuentra más en las tecnologías sucias y superadas de ayer sino en las soluciones de energía limpia del mañana'', añadió. 

En total, Estados Unidos es responsable del 25 por ciento de las emisiones de gases con efecto invernadero en el mundo, pero el gobierno se niega a adoptar medidas que considera afectarían la economía del país. No obstante, varios estados como California se han comprometido de manera independiente a reducir la emisión de estos gases.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, celebró la decisión de la Corte y conminó a la EPA a determinar pronto ``que los gases con efecto invernadero emitidos por los automóviles deben ser reducidos''.