20070105191529-hotel-norugeo.jpg

Un hotel noruego de la cadena nórdica Scandic, comprada recientemente por el grupo estadounidense Hilton, se negó a hospedar a una delegación de representantes del Turismo de Cuba, que ya se había alojado en ese establecimiento durante otras estadías en Oslo."Somos propiedad del grupo Hilton, de Estados Unidos, y aplicamos sus decisiones", dijo a la AFP Geir Lundkvist, director administrativo de los hoteles Hilton-Scandic en Noruega.

Hilton compró en marzo del 2006 Scandic, uno de los principales grupos hoteleros de los países escandinavos, e impone así en este país las sanciones del bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba contenidas en la ley Helms-Burton. La delegación cubana estaba compuesta por entre 13 y 14 miembros del sector del Turismo de la isla caribeña, que participarán en el salón turístico anual de Lillestroem, a 40 km de Oslo, previsto del 11 al 14 de enero, según los medios de comunicación noruegos.

"Es deplorable y estoy sorprendido de que algo así se haya producido en Noruega", afirmó uno de los miembros de la delegación citado por el diario VG.Un responsable de la Cancillería noruega consideró "totalmente inaceptable" lo ocurrido y recordó que Noruega mantiene relaciones diplomáticas con Cuba, pero lo cierto es que prevaleció la decisión de la cadena hotelera estadounidense.La organización de lucha contra el racismo Antirasistisk Senter presentó una denuncia ante la policía noruega por "violación de la ley que prohíbe toda discriminación basada en la raza o el origen étnico", indicó a la AFP su portavoz, Henrik Lunde.