20150120141437-habana-aerea-5.jpg

 

8:01:05 a.m. 

A un mes del histórico anuncio hecho por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama para iniciar un proceso tendiente a la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, La Habana es sede esta semana de la primera ronda de conversaciones para destrabar los vínculos bilaterales después de más de medio siglo de desencuentros.

Este miércoles 21 de enero se celebrará en el Palacio de Convenciones de La Habana una nueva ronda de conversaciones migratorias, en la cual la delegación cubana estará presidida por la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Josefina Vidal Ferreiro, y la visitante por el subsecretario asistente del Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee. El encuentro será un espacio para evaluar la marcha de los acuerdos migratorios y las acciones emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal y el tráfico de emigrantes, entre otros temas.

La más reciente ronda tuvo lugar el 9 de julio de 2014 en Washington, donde, según informó entonces la delegación cubana, se abordó la marcha de los acuerdos migratorios,  así como los resultados de las acciones emprendidas por cada una de las partes y de forma conjunta para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude con documentos migratorios.

Al día siguiente de la ronda sobre temas migratorios, el Palacio de Convenciones acogerá la primera reunión sobre el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, en la que serán tratados los principios y pasos para el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en ambas capitales, como parte del acuerdo anunciado el pasado 17 de diciembre.

La delegación cubana está encabezada por Vidal Ferreiro, mientras que la estadounidensela preside por la secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, la diplomática de más alto rango para Latinoamérica en el Departamento de Estado, y la funcionaria de mayor nivel en una administración de EEUU que visita la Isla desde los tiempos de la presidencia de James Carter.

Ambas comitivas abordarán también otros asuntos bilaterales, incluidas áreas de cooperación en temas de interés mutuo.

Las conversaciones llegan precedidas por el primer paso para modificar el régimen de sanciones a La Habana, dado el pasado 16 de enero por la administración Obama, que divulgó una serie de enmiendas en las áreas de viajes, comercio y finanzas.

Esas medidas, emitidas por los departamentos de Comercio y del Tesoro, facilitan, entre otros avances, los viajes de estadounidenses a Cuba y su gasto en el país caribeño, así como importaciones personales limitadas de productos cubanos y algunas facilidades en términos de comercio y transacciones financieras.

Auqnue estas medidas modifican la aplicación de algunos aspectos del bloqueo contra Cuba, no se suprime la prohibición total de viajar a Cuba, lo cual requiere aprobación del Congreso (…) Se mantienen las restricciones a las exportaciones de Estados Unidos a Cuba, especialmente de productos de alta tecnología (…) y continúan prohibidas las exportaciones de productos cubanos al mercado estadounidense, excepto un limitado número que los visitantes norteamericanos podrán llevar consigo de regreso a su país.

Sí se permite a instituciones financieras norteamericanas abrir cuentas en bancos cubanos para las transacciones que sean autorizadas entre ambos países. Pero no hay un tratamiento recíproco, nuestros bancos no podrán hacer lo mismo en Estados Unidos. Las regulaciones no modifican las fuertes restricciones existentes para la transportación marítima, aunque a partir de este momento, barcos que transporten alimentos, medicinas, equipos médicos y materiales para situaciones de emergencia desde terceros países con destino a Cuba, no tendrán que esperar 180 días para tocar puertos estadounidenses, como hasta ahora.

Además, hay aspectos medulares de la política de bloqueo que afectan a Cuba no fueron modificados, entre ellos el uso del dólar en nuestras transacciones financieras internacionales, la adquisición en otros mercados de equipos y tecnología que contengan más de 10% de componentes norteamericanos, la posibilidad de comerciar con subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros países y las importaciones por EEUU de mercancías que contengan materias primas cubanas.   

Como parte del nuevo escenario, esta semana está de visita en La Habana un grupo de congresistas demócratas encabezado por el senador Patrick Leahy, la primera misión de legisladores estadounidenses que viaja a Cuba tras el acuerdo para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Además, el fin de semana se conoció que el demócrata Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, liderará una misión comercial al país caribeño. Según una vocera, “como parte de la iniciativa Global NY, el gobernador Cuomo planea encabezar una misión comercial a Cuba. Este es uno de varios viajes similares para promover a Nueva York que él planea hacer en su próximo periodo”.

Según un sondeo del Pew Research Center realizado entre el 7 y el 11 de enero (margen de error 2,9 puntos porcentuales), el 63% de los estadounidenses aprueba mejores relaciones con Cuba y el 66% está a favor de la eliminación del bloqueo a la Isla.

(Fuente: CC)