20210305192751-nacimiento-cesarea-covid.jpg

 

viernes, 05 de marzo de 2021
2:24:52 pm 

Es también el primer caso de su tipo en Cuba. La cesárea se realizó en el hospital militar Manuel (Piti) Fajardo Rivero, adonde llegó la progenitora, la madrugada del domingo 28 de febrero, directo hacia la Unidad de Cuidados Intensivos. 

Dada la complejidad de los resultados del estudio clínico radiológico de debido a la COVID-19, fue necesario interrumpir el embarazo a las 35 semanas de gestación, fase en que los pulmones del bebé acaban su proceso de maduración. 

La menor nació con 5,6 libras de peso (2560 gramos), no está contagiada con el virus, y es asistida por el servicio de Neonatología del Hospital Materno Mariana Grajales, de la capital villaclareña.

A la hora de este reporte permanecía grave estable con evolución favorable a tono con su complejo proceso. 


De acuerdo con la explicación del Dr. Yandry Alfonso Chang, al frente del Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI) en el territorio, el caso fue evaluado por un equipo multidisciplinario. 

Ante el reporte comprometido que presentaba la madre, en aras de mejorar su estado —dijo—,  se decidió, por la dirección de Salud en el territorio y el  Consejo de dirección del Hospital Militar, interrumpir el embarazo. 

De inmediato se activaron los servicios de atención a la embarazada grave, y convocamos a especialistas en Neonatología y  otros con experiencia en el tratamiento de personas con el virus SARS-CoV-2, informó Alfonso Chang. 


Entre los especialistas que asistieron a Maidi y su bebé se hallan los doctores en Ginecobstetricia Armando Iglesias y Eleodoro Medina Escobar, así como las expertas en Neonatología que asistieron a la bebé, Yulexis Chaviano, y Lisdeily Hernández, junto a los intensivistas del Hospital Militar y otros expertos. 

Maidi Martínez Pérez tiene 33 años, es oficial del Minint, reside en Cienfuegos. Helen, como decidieron llamar a la niña, es su segunda descendiente. 

(Fuente: CMHW/Vanguardia/Bertha Pulido Francia/Ricardo González)