lunes, 04 de enero de 2021
11:25:42 pm 

Cuba es uno de los que menos casos y muertes por coronavirus registra en el continente americano. Cuba desarrolla cuatro vacunas propias contra el Covid-19.

El gobierno de Cuba espera inmunizar a toda su población durante este año contra el coronavirus y para eso está desarrollando cuatro vacunas que están en distintas fases de investigación tras ser elaborados por científicos nacionales.


Hasta ahora Cuba registra 147 fallecidos y 12.740 infectados de Covid-19 sobre un total aproximado de 11.338.000 habitantes, un registro exitoso en la comparación con la mayoría de países del continente americano respecto a la pandemia.  

Cuba sumó 199 enfermos de covid-19 en la última jornada y la primera persona fallecida a causa de la enfermedad en 2021, según informó este domingo el parte diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap). Los nuevos positivos resultaron del estudio de 11.254 muestras PCR que diagnosticaron 89 casos autóctonos, 94 con fuente de infección en el extranjero y 16 sin precisar el origen del contagio. Se mantiene el incremento de los casos importados, así como el de los asintomáticos.

"Atendiendo a los resultados de ensayos clínicos de los candidatos vacunales cubanos, se prevé que en el transcurso del 2021 la población podrá recibir la inmunización", dijo el presidente del estatal Grupo Empresarial BioCubaFarma, Eduardo Martínez.

La previsión oficial es que para fin de marzo, tras presentar los resultados de los ensayos a la autoridad regulatoria y obtener su autorización, se vacune primero al personal de salud y luego a trabajadores de aeropuertos y hoteles. Y "en dependencia de la capacidad productiva, se continuará la vacunación al resto de los cubanos", agregó el científico. 

Estratégicamente, la industria cubana se propuso comenzar la producción de las vacunas aunque el proceso sufrió las limitaciones del bloqueo que hace más de medio siglo aplica Estados Unidos contra la isla, explicó Martinez. Detalló que buscan incluir nuevos antígenos a los candidatos vacunales cubanos, que protejan contra nuevas cepas del virus SARS-CoV-2.

Dadas las restricciones económicas, no pueden proyectar la producción a gran escala de las cuatro vacunas contra el Covid-19 y ofrecerlas en el mercado internacional, pero se hacen cooperaciones con otros países.

Cómo son las cuatro vacunas

El Instituto de Vacunas Finlay (IVF), de La Habana, elaboró los dos primeros candidatos vacunales, llamados Soberana-01 y Soberana-02, basados en una proteína recombinante que los hace diferente de proyectos que se desarrollan en otros países a partir de vectores adenovirales o virus inactivos.


Esos fármacos están basados en la vacuna cubana antimeningocócica VA-MENGOC-BC®, que se usa en niños, con la diferencia de que se les añade una proteína del SARS-CoV-2 para que el sistema inmune reaccione con anticuerpos.

Durante una reciente visita al IVF del presidente Miguel Díaz-Canel, el director de esa institución, Vicente Vérez, informó que ambos inyectables avanzan en los ensayos clínicos, la 01 rnalizando la Fase I y la 02 comenzado la Fase II, etapas en las que ambas demostraron una adecuada respuesta inmune.


Según Vérez a partir de este mes se vacunarán unos 1000 voluntarios con la Soberana-02 para más tarde, tras las evaluaciones y los permisos necesarios, entrar en la Fase III, en la que participarán alrededor de 150.000 personas en La Habana.

 

Informó que se avanza en las negociaciones para desarrollar la Fase III de Soberana-02 en otros países, debido a la baja prevalencia de COVID-19 en la población cubana. Los otros dos candidatos, Abdala y Mambisa, son desarrollados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de La Habana, donde están en fase de desarrollo clínico y los científicos exploran las vías de administración intramuscular e intranasal.

"Los resultados que hasta el momento se han obtenido con Mambisa y Abdala reflejan la seguridad e inocuidad de ambos", resaltó el también durante una visita del presidente cubano.


El pasado 7 de diciembre concluyeron la primera inmunización, que en el caso de Abdala involucró a 132 voluntarios sanos y a otros 88 con Mambisa, con muy leves eventos adversos, según Pimentel. Aunque el cientfico señaló que aún no es posible hablar de datos de eficiencia, reconoció que los candidatos "marchan como lo teníamos previsto, pues la hipótesis de que el producto es seguro se está cumpliendo".

(Fuente: EFE/Xinhua)