martes, 19 de mayo de 2020
4:01:50 pm 

En la mañana de hoy, el mandatario cubano visitó el Centro de Neurociencias de Cuba, y la dirección del Grupo de la Electrónica,  donde se desarrolla un nuevo prototipo de ventilador pulmonar para las salas de terapias intensivas. 

El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, reconoció el aporte trascendental que ha hecho la ciencia cubana en la batalla que el país ha emprendido contra la COVID-19, al visitar este martes el Centro de Neurociencias de Cuba e intercambiar allí con varios de los científicos que han estado en la primera línea del enfrentamiento a la pandemia.

Luego de escuchar dos presentaciones sobre la estrategia de obtención del candidato vacunal cubano contra el SARS-CoV-2 y el programa preventivo de la COVID-19, el Jefe de Estado destacó que “en los últimos días es evidente que todo lo que hemos ido valorando, semana por semana, con los científicos y el grupo de expertos, se está concretando en resultados”.

 

Los seis días consecutivos sin muertes, agregó, en los que nos movemos además en una reducción del número de pacientes críticos y graves, teniendo cada vez más personas que salen de esos estados y menos entrando a ellos, “indudablemente es el resultado de los ensayos clínicos, de las investigaciones que ustedes han estado explicando sistemáticamente, lo cual nos va dando una seguridad en lo que estamos logrando”.

Al comentar sobre el colapso de muchos sistemas sanitarios a nivel mundial, como consecuencia de la saturación de las unidades de cuidados intensivos, el mandatario explicó que en Cuba “el día que más críticos y graves tuvimos fueron 15, y nos preparamos en tres etapas para tener más de mil 400 camas de terapia intensiva, dispuestas para enfrentar la COVID-19”. 

Díaz-Canel consideró en el diálogo con los investigadores que ha tenido buenos resultados el trabajo “que se hizo desde el inicio, cuando detectamos casos y empezamos de inmediato a aislar a sus contactos y a los contactos de los contactos”. No en sus casas, aclaró, sino en instituciones previstas para ello.

El presidente se refirió también a la normalidad que deberá ir transitando poco a poco el país, “que no va a ser tan normal como antes, porque hay cosas que nosotros las tenemos que mantener como reglas de vida para el futuro y otras que debemos concebirlas de manera diferente”.

El país no se puede desbocar ahora tampoco, subrayó, tenemos que pasar a una normalidad, reconociendo que van a haber enfermos, pero con seguridad para no tener un rebrote. Ahí estaría la solidez de lo que hemos hecho, comentó, no solo en lo que hemos pasado, sino en lo que hagamos en el futuro.

 

Indicó que, desde el punto de vista de Salud, hay dos problemas que debemos observar y dirigir hacia allí la investigación científica: cómo inmunizamos a la población, con las vacunas  y el uso de terapias basadas en los medicamentos que han demostrado que levantan el sistema inmunológico; y el también el cuidado hacia los niños, a partir de las secuelas de la COVID-19 que están apareciendo en ellos.

“Nosotros no solo tenemos que sobrepasar la enfermedad, sino darle calidad de vida a quienes enfermaron, que no se compliquen, por ejemplo, los niños con cosas como estas”.

Acerca del candidato vacunal cubano en investigación, el Presidente señaló que “aunque hayan vacunas de otros países, nosotros necesitamos la nuestra, para tener soberanía”.

Que nosotros salgamos con una vacuna terminaría de redondear la hazaña que se ha hecho, dijo el Jefe de Estado, quien subrayó luego el orgullo que podemos sentir los cubanos de todo cuanto han hecho nuestros científicos.

“Si a eso nosotros le incorporamos una vacuna cubana, que salga en el menor tiempo posible, va a ser también una contribución importante desde todos los puntos de vistas”.

 

En el intercambio en la sede del Centro de Neurociencias de Cuba, el mandatario conoció los detalles de la estrategia de obtención del candidato vacunal cubano y los aspectos que lo diferencian con los que desarrollan otros países.

Además fue puesto al tanto de la aplicación de la vacuna preventiva VA-MENGOC-BC en 17 mil personas que residen en las zonas de La Habana más afectadas por la pandemia, entre ellos 4 mil trabajadores de la atención primaria de Salud. Esta vacuna, aunque no es específica para la COVID-19, está comprobado que fortalece el sistema inmunológico.

Presidente de Cuba en el Grupo de la Electrónica para enfrentar la COVID-19

  

Esta mañana Miguel Díaz Canel Bermúdez también visitó el grupo de la electrónica donde se desarrolla un nuevo prototipo de ventilador pulmonar para las salas de terapias intensivas.

En la sede central del Grupo de la Electrónica, intercambió con los especialistas sobre los equipos y accesorios desarrollados por la industria cubana para el enfrentamiento al coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad infecciosa.

    

Entre los nuevos desarrollos del Grupo de la Electrónica se encuentra un prototipo de ventilador pulmonar, uno de los equipos más necesarios para la atención de pacientes con la COVID-19 en las unidades de cuidados intensivos.

Con el diseño de un nuevo ventilador pulmonar Cuba afianza su soberanía tecnológica 

Aprovechando avances ya desarrollados, el diseño del nuevo ventilador responde a la necesidad de suplir este tipo de medios, que el bloqueo estadounidense impide sean adquiridos por la isla.

Cuba también ajustó sus capacidades para producir las piezas de repuesto que demandan los ventiladores mecánicos.

La producción de los recambios y de los sistemas de respiración artificial de emergencia, ya fue iniciada.


El logro constituye un paso más en la soberanía tecnológica del país que, afortunadamente, hasta la fecha no ha precisado movilizar reservas de ventiladores para tratar pacientes con Covid-19.

Recientemente, dos firmas internacionales productoras de estos equipos se convirtieron en filiales de compañías radicadas en EE.UU., con lo que ambas cesaron su relación comercial con Cuba, durante la emergencia sanitaria.


(Fuente: Cubadebate/Escambray/Granma/TeleSUR)