sábado, 11 de abril de 2020
12:08:02 am 

«Cuba siempre ha demostrado, en Revolución, unidad; y hoy la unidad pasa por la responsabilidad, por comprender esa responsabilidad y actuar con esa responsabilidad», subrayó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al encabezar la reunión que cada tarde chequea la situación de la COVID-19 en la Isla.

Las decisiones que está adoptando el país no son para molestar a nadie, aseguró. «Lo estamos haciendo para salvar vidas y aunque nos duela tenemos que hacer sacrificios; estar en la casa, no visitar a la familia, ni a los amigos». Si no terminamos de entender eso, dijo, no vamos a controlar la pandemia.

El Jefe de Estado reiteró, sin alarmas, que la nación aún no está en su peor momento.

«Todavía en el país la pandemia no se ha manifestado en su mayor magnitud. Solo con el aislamiento social podemos resolver que esa magnitud no llegue a tener el comportamiento de los modelos».

Una parte importante de los que están en las calles, comentó, no está solo haciendo colas. Hay mucha gente en las esquinas, conversando en grupo, personas que salen a jugar dominó, a caminar, y que hasta han hecho fiestas. Eso es una irresponsabilidad, reiteró, y no podemos usar otro término.

«Eso no se resuelve solo con represión, con medidas, con multas. Se resuelve con comprensión y con una manera de actuar responsable y civilizada», agregó Díaz-Canel.

«Lamentablemente son los menos los que actúan así, pero esos menos son los que están poniendo en juego todo el esfuerzo que está haciendo el país y el esfuerzo de la mayoría».

Entonces, agregó, la mayoría no puede permitir que una minoría sea la que empañe esto. «Aquí lo que estamos buscando, como resultado final, es que tengamos la menor afectación posible en vidas humanas».

El mandatario se refirió a la muerte por covid-19 de tres cubanos en las últimas horas, «el día que más fallecidos hemos tenido», lamentó; y extendió sus condolencias a familiares y amigos.

Por el comportamiento de la pandemia, destacó, los casos están aumentando y van a seguir haciéndolo. El éxito que tengamos en la detección y la disminución, precisó, depende mucho de cómo se cumplan las medidas por parte de los organismos de la Administración Central del Estado, los Consejos de Defensa Provincial y Municipal, las organizaciones de masas, las fuerzas del orden público y la población. «Es una batalla de todos y donde todos nos estamos apoyando».


El Presidente de la República precisó que ese trabajo se tiene que fundamentar en la necesidad de preservar el aislamiento social en la mayor magnitud posible.

«Se trata de apoyar esta lógica de pensamiento y de actuación en un grupo de medidas que van, sobre todo, encaminadas a limitar la movilidad de las personas», comentó en referencia a las nuevas decisiones relacionadas con la paralización del transporte público, así como el cierre de grandes centros comerciales y un mayor abastecimiento de los puntos de venta en los barrios, entre otras importantes disposiciones.

Díaz-Canel consideró que «en la medida que pasan los días, y como no hemos entrado en el momento más complejo, hay personas que se van acomodando a la situación, como diciendo que no está pasando tanto, comparado con el mundo».

Hay quien llega a una rutina tal, valoró, que empieza a perder hábitos de higiene en los que hemos insistido mucho, como el lavado frecuente de las manos. «Tenemos que evitar el exceso de confianza, continuar con rigor el cumplimiento de las medidas higiénicas, el uso del nasobuco, el distanciamiento público en las gestiones de compras y, sobre todo, insistir en el aislamiento social, en el nuestro, en el de nuestras familias, en el de nuestros amigos y vecinos».

El Presidente de la República reflexionó que, con la jornada no laborable de este viernes y el fin de semana, «son tres días en los que, si actuamos consecuentemente, con responsabilidad y con el montaje de las nuevas medidas, podemos avanzar un tramo en la eficiencia en el enfrentamiento a la pandemia».

Eso es lo que estamos pidiendo a nuestro pueblo, concluyó, y estamos seguros de que la mayor parte asimilará esta solicitud.

En mayo podría ocurrir el pico de enfermos de COVID-19 en Cuba

Alrededor de los 60 días después de la primera declaración de contagios en Cuba (11 de marzo), podría estar ocurriendo el pico de casos confirmados de COVID-19 en la nación, lo que ubica el máximo estimado a mitad del mes de mayo.

La conclusión es parte de un estudio realizado por la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana.

Independientemente de la intensidad, los modelos gráficos del estudio prevén un término de unos cuatro meses (120 días luego del primer caso) para que el ciclo de la curva de contagios vuelva a los valores mínimos.

Comenzó distribución de donación china por hospitales de Cuba

La donación, que arribó a La Habana en la noche del domingo, incluye 2 mil mascarillas, 10 mil máscaras quirúrgicas, 2 mil trajes protectores desechables, 500 termómetros infrarrojos, 2 mil gafas protectoras e igual número de pares de guantes quirúrgicos, y de pares de zapatos de aislamiento.

Desde un almacén en La Habana la carga se reparte a todas las provincias, y se distribuye también una donación de la empresa Yutong, uno de los mayores fabricantes chinos de autobuses, que entregó a las autoridades sanitarias cubanas 10 mil trajes protectores y 100 mil mascarillas.

Estamos preparando una segunda donación que va a consistir sobre todo de mascarillas y otros insumos sanitarios, revela el director general de la división americana de Yutong, Zhang Yaowu.

El directivo explica que en la sede de la empresa, en la provincia de Henan, se preparan cinco ambulancias de presión negativa, vehículos con mejoramientos especiales para poder ayudar a realizar el transporte y tratamiento de manera segura a los pacientes con enfermedades infecciosas.

Ante el avance de la COVID-19 se aplican nuevas medidas en el transporte y el comercio

Se trata de una paralización total de todos los servicios de transporte público, estatales y no estatales en el país. La medida se implementará a plenitud a partir del sábado 11 de abril, aunque durante este viernes se produce una reducción sensible en todos los servicios.

Las medidas en el Transporte:

  • Se paraliza el transporte público urbano, intermunicipal y rural, de ómnibus, boteros y otras formas estatales y privadas. Incluye coches y bicitaxis.
  • Se mantendrá solo el transporte para actividades priorizadas y servicios vitales, con regulaciones como la de establecer un límite de ocupación hasta el 50 % de la capacidad del medio.
  • Habrá un sistema de atención a casos puntuales para permitir movilidad imprescindible.
  • Se ratifica el uso obligatorio del nasobuco y del hipoclorito de sodio en los medios que queden funcionando.
  • Se suspende el apoyo que ofrecen los vehículos estatales en paradas y puntos de recogida.
  • Se suspende la transportación de pasajeros en medios para traslados de cargas.
  • A los transportistas por cuenta propia se les suspende la licencia operativa, y quedan libres del pago de impuestos y de otros trámites asociados a la actividad, hasta que cesen las restricciones.
  • Se eximen los medios contratados por los Consejos de Defensa para servicios priorizados.

 

Las medidas en Comercio Interior:

  • Se reacondicionarán las unidades comerciales para la venta exclusiva de alimentos, de productos de aseo, de higiene y de canastilla, así como los comercializados en MLC.
  • Se paraliza la venta del resto de los surtidos.
  • Todas las cajas registradoras en las tiendas se habilitarán para la venta de todos los productos autorizados.
  • Se confeccionarán módulos de aseo y alimentos para dinamizar las ventas en las unidades comerciales.
  • Se organizarán ventas móviles coordinadas con los consejos de defensa para acercar los productos a determinados barrios.
  • Ampliarán la posibilidad de llevar la venta de módulos a centros laborales priorizados y servicios vitales.
  • Se ajustaron las nomenclaturas de ofertas de las tiendas virtuales (comercio electrónico), la venta se hará de forma regulada y se ampliará y promoverá ese servicio.
  • A partir del 10 de abril se suprimen las ventas en los grandes centros comerciales, excepto en los departamentos en moneda libremente convertible.
  • Se suspende la venta de bienes en la red de tiendas del Comercio para artículos industriales.
  • Se suspenden los servicios gastronómicos en las unidades.
  • Solo habrá ofertas para llevar, y hasta las 8:00 p.m.
  • Las cafeterías que funcionaban 24 horas, lo harán solo por 12 horas.
  • Queda suspendida la venta de bebidas alcohólicas en las unidades gastronómicas.
  • Solo se expenderá en tiendas y en los mercados ideales.
  • Los servicios de belleza se limitarán adonde haya condiciones higiénico-sanitarias, que garanticen la protección de clientes y trabajadores.Las unidades de alojamiento no prestarán servicios.

 

(Fuentes: canalcaribe/granma)