20200304014326-el-heberferon-ya-se-aplica-en-toda-cuba.jpg

 

martes, 03 de marzo de 2020
8:32:38 pm
 

El medicamento, único en el mundo para tratar el cáncer de piel, elimina o reduce los tumores de piel no melanomas y evita secuelas de cirugías en zonas del rostro. 

La extensión de la cobertura terapéutica a todos los municipios del país, con la apertura de más sitios, constituye la estrategia dentro del programa de aplicación del HeberFERON; un medicamento único en el mundo para tratar el cáncer de piel, creado y producido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de La Habana. 

HeberFERON está indicado en el tratamiento perilesional (intradérmico) o intralesional del carcinoma basocelular previamente confirmado por biopsia. Puede utilizarse como tratamiento alternativo o adyuvante de otros procederes (quirúrgicos o no), así como en  lesiones de cualquier tamaño, de cualquier subtipo clínico y en cualquier localización, de alto riesgo (zona h de la cara) o localmente avanzadas  (lesiones difíciles de tratar por presentar invasión local y/o proximidad a estructuras vitales como ojos y cerebro). 

La doctora Katherine Batista Ochoa, dermatóloga de la provincia de Holguín, precisó que una vez capacitado el personal de salud, se abre la mayor cantidad de sitios clínicos por municipios. “Contamos con 30, en 26 áreas de salud y cuatro hospitales. Eso nos lleva a asegurar que al menos una institución por municipio hará la terapia con el HeberFERON”, dijo. 

Un criterio similar expresó el doctor Vladimir Sánchez Linares, de la provincia de Sancti Spíritus, territorio con alta incidencia de tumores dérmicos, y municipios donde se reporta un alto número de Carcinoma Basocelular (cbc), como en Cabaiguán. 

“Allí la mayoría de los pacientes tratados tienen ascendencia española con una piel muy blanca y una gran predisposición a sufrir la enfermedad. Algo similar ocurre en Trinidad, una zona costera que incluye a Casilda, Yaguajay y Tunas de Zaza, con una cifra alta de trabajadores rurales y pescadores”, especificó, el también coordinador del Programa en su provincia. 

En Matanzas todos los hospitales de la provincia tienen sitios clínicos abiertos, mientras ocho policlínicos de los 13 municipios también aplican la terapia, por lo cual el año pasado pudieron tratar a 341 personas, precisó la doctora Yisel Piña Rodríguez, especialista de segundo grado de Dermatología.

 

«Este es un medicamento que ha venido a revolucionar la terapéutica de los tumores epiteliales, porque siempre se ha tenido a la cirugía como alternativa principal para tratar a pacientes aquejados de esta patología. También existen fármacos en el mundo muy costosos y que Cuba no puede adquirir. El HeberFERON es similar a esos productos foráneos», expresó.

Más sobre el HeberFERON

  • El producto mezcla dos tipos de interferones: alfa y gamma para el tratamiento efectivo de los carcinomas basocelulares (cbc), un cáncer de piel muy frecuente y de alta incidencia en el mundo. Este tumor sale en la nariz, orejas, párpados, zonas faciales alrededor del ojo y en el área de los escotes por el pecho y la espalda. 

  • Los cbc presentan una acelerada progresión y son detectables al observarse una formación anormal de un tejido de carácter tumoral en la capa basal de la epidermis. Son localizados en lugares expuestos al sol y a la humedad.

  • Lo padecen generalmente personas de la tercera edad que laboraron en actividades rurales, de pesca o entrenamientos deportivos.
  • Son recurrentes aquellas personas con antecedentes familiares y con factores genéticos marcados. 

  • Existen varios fototipos cutáneos y las personas con una piel muy blanca, ojos y pelo claros tienen mayor predisposición a desarrollar este tipo de enfermedad.
  • Ya se ven pacientes de tez oscura y menores de 40 años, debido a los efectos del cambio climático y los daños ocasionados a la capa de ozono, que provocan una mayor exposición a los rayos ultravioletas para quienes viven en el trópico.
  • Este tipo de tumor tiene alta incidencia en Cuba, donde se reportan alrededor de 4 000 casos al año. 

(Fuente: Granma)