20190619020248-5d0839d1dc572.jpeg

 

martes, 18 de junio de 2019
9:44:53 p.m.
 

Perú dio este martes un paso de gigante hacia cuartos de final de la Copa América al vencer por 3-1 a Bolivia en partido del grupo A. 

La victoria deja a los incas con cuatro puntos, con muchas posibilidades de pasar a cuartos, sea cual sea el resultado de su choque contra Brasil en la tercera y última jornada de la fase de grupos. Los bolivianos quedan muy tocados, pero no hundidos: todavía podrían optar a uno de los dos cupos como mejores terceros de grupo. 

La crónica 

Perú cumplió con las expectativas ante Bolivia aunque con mayores sobresaltos de los esperados. El tanto inicial de Martins, de penalti, puso contra las cuerdas al combinado de Ricardo Gareca. Fue entonces cuando aparecieron las estrellas peruanas. Guerrero y Farfán dieron la vuelta al choque y Flores, en el último suspiro, confirmaba un triunfo que deja a Perú a las puertas de la siguiente fase. 

Lejos de ese fútbol alegre que enamoró hace tiempo, con claros síntomas de dar sus últimos coletazos con sus grandes futbolistas en el tramo final de sus carreras, Perú llega dispuesto a dar guerra en esta Copa América. Será difícil que puedan juntar una pareja de atacantes en el futuro como Guerrero y Farfán. El momento de aprovechar su pegada se agota. 

 


Fueron ellos los que espabilaron a un Perú gris, dominador pero poco profundo. Bolivia hizo lo que pudo con un equipo escaso de recursos. Es, seguramente, el combinado más débil de esta Copa América. Y lo demostró en Río de Janeiro. Su gol de penalti tras una inoportuna mano, ejecutado con eficacia por Martins, fue un espejismo. 

Perú insistió, consciente de su superioridad, hasta que encontró el camino en los pies de sus dos grandes estrellas. Primero en un balón atacado al espacio de Guerrero que se anticipó a Lampe en la salida. Después, ya en el segundo tiempo, en un centro del propio Guerrero que Farfán atacó con la decisión necesaria para rematar a la red. 


La ventaja relajó a Perú y le permitió transitar por el segundo acto con una tranquilidad que Bolivia fue incapaz de alterar. De hecho, los de Gareca rozaron la sentencia en varias ocasiones pero Lampe sí respondió con carácter. Aguantó el meta boliviano todos los golpes hasta que Edison Flores, en la última jugada del partido, le sentó junto a otros dos defensas con un amago cargado de sutileza. 

 


Perú cumplió expediente a la espera de jugar el duro envite con Brasil. Con menos vigor que años atrás, pero con la misma ilusión de siempre, los de Gareca miran al frente con optimismo en esta Copa América. 

(Fuente: Marca)