20190424115119-los-inventos-que-cambiaran.jpg


miércoles, 24 de abril de 2019
5:57:18 a.m. 
 

Dicen que todo está inventado. Pero el fundador de Microsoft seleccionó las diez recientes invenciones que, a su juicio, cambiarán la vida humana en el futuro. En varias de ellas invirtió su fortuna, una de las mayores del mundo. 

Es inevitable recordar a Leonardo cuando se piensa en invenciones. El genio de la ciudad de Vinci dejó en sus maquetas y dibujos buena parte de lo que el ingenio humano concretó entre cuatro y cinco siglos más tarde. Leonardo fue pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. Y por ello dicen que era algo así como la quintaesencia del renacentismo. Algunos de sus inventos pasan hoy por nuestro paisaje cotidiano sin sobresaltos: el helicóptero, la bicicleta, la calculadora, el automóvil, los aeroplanos, y algunos menos celebrados, como la ametralladora o el tanque de guerra. 

Bill Gates es un hombre profundamente arraigado al mundo de la tecnología. Si bien es habitualmente mencionado como el hombre más rico del mundo, su empresa Microsoft produce el software que se utiliza en la mayor parte de las computadoras del planeta. A él fue a quien, este año, la revista del MIT (siglas en inglés del Instituto Tecnológico de Massachussets) Technology Review le pidió presentar un listado con las invenciones a las que les ve más futuro. Para ello, Gates analizó varios de los proyectos en los que trabajan importantes empresas y universidades y que, definitivamente, podrían cambiar la vida cotidiana como ya lo han hecho los dispositivos móviles más populares. Algunas de estas invenciones tienen que ver más con la biotecnología que con la tecnología, propiamente. 

Robots sensibles 

 

Algunos términos se abren paso y se convierten en paradigmas de modernidad. Tales son los casos de “inteligencia artificial” y la que se conoce como “Internet de las cosas”. Pero por encima de estos, la robótica se roba las miradas con cada nuevo hito. Líneas de producción industrial enteras ya han ido sustituyendo la mano de obra humana en grandes porciones de la manufactura.

Sin embargo la atención de la ingeniería especializada se vuelca cada vez más hacia una robótica capaz de manipular con destreza pequeños objetos. En la actualidad, tal vez no exista mejor ejemplo que el robot Da Vinci utilizado en cirugía. 

En tal sentido, Gates mencionó los modelos elaborados por la compañía Boston Dynamics, que ha desarrollado robots que saltan, corren y esquivan obstáculos. Sin embargo la clave parece residir en la motricidad fina. Gates menciona el modelo Dactyl, un robot que aprendió mediante inteligencia artificial a manipular un bloque de juguete con sus manos. Este, sostienen los expertos, es el nivel de motricidad más difícil de alcanzar. El modelo fue desarrollado por la firma OpenAI, un grupo especializado en la investigación en inteligencia artificial sin fines de lucro con sede en San Francisco.

“Por lo general, no es posible transferir ese tipo de práctica virtual al mundo real, porque cosas como la fricción o las distintas propiedades de los diversos materiales son difíciles de simular. El equipo de OpenAI solucionó esto añadiendo aleatoriedad a la capacitación virtual, permitiendo que el robot pudiera adquirir destreza para manejar el desorden de la realidad”, explicó Gates.

Reactores en miniatura

La energía nuclear no es novedad en el mundo, pero su reconversión para el uso cotidiano puede ser cuestión de tiempo. De poco tiempo. En tal sentido Gates resalta el trabajo que viene desarrollando la compañía NuScale, de Oregon (Estados Unidos), en la producción de reactores nucleares en miniatura. Su uso permitiría expandir una fuente de energía limpia a muy bajo costo, de manera eficiente y con riesgos reducidos. Gates estima que los avances en esta materia se concretarán hacia 2030.

Vacuna contra el cáncer

 

Esta tal vez sea una de las invenciones más esperadas. La vacuna se encuentra actualmente en fase de prueba, se espera que el tratamiento con ella permita que las defensas naturales del cuerpo ataquen directamente a las células cancerígenas, y con ello alcance la cura de varios tipos de cáncer.

Sería una de las grandes conquistas para la humanidad. Esta vacuna permitiría que las defensas naturales atacaran las células cancerígenas. Según Gates este producto se encuentra aún en fase de pruebas, pero cambiaría definitivamente las expectativas de vida para la población mundial.

Carne de laboratorio

Gates está convencido de que la ganadería tiene efectos devastadores para el medioambiente. Por ello, cifra sus esperanzas en la carna producida en laboratorios a partir de tejido muscular extraído de animales, lo cual permitiría disminuir las emisiones de gas metano, uno de los grandes responsables del así llamado efecto invernadero. Gates también aumentó sus inversiones en la compañía Carbon Engineering, especializada en la producción de combustibles sintéticos que utiliza dióxido de carbono capturado del aire y con ello reduce también el efecto invernadero.

Relojes inteligentes y asistentes virtuales


Un reloj inteligente permitiría hacer un electrocardiograma al instante. Actualmente algunos de estos dispositivos, como Apple Watch, monitorea el ritmo cardíaco. Y los asistentes virtuales inteligentes, como Siri, Cortana, o el asistente de Google serán cada vez más inteligentes, mejorando sus capacidades de comprensión y lenguaje.

Biotecnología de avanzada

 

La posibilidad de predecir un nacimiento prematuro podría ser real a partir del análisis de pequeñas cantidades de ADN y ARN que circulan en el torrente sanguíneo. Este material liberado por células moribundas permitiría su estudio en embarazadas. Un descubrimiento del bioingeniero Stephen Quake permitió hallar el método para secuenciar el ARN existente en torrente sanguíneo materno, y con ello detectar las fluctuaciones de siete genes que, se dice, están asociados a un nacimiento prematuro.

Una pequeña pastilla que permita tomar imágenes desde el interior del aparato intestinal permitiría diagnosticar enfermedades como la disfunción entérica ambiental, carcaterizada por la inflamación intestinal. Esta enfermedad es frecuente en zonas de extrema pobreza y causada por malnutrición. Su diagnóstico temprano en niños permitiría tratar el mal en forma adecuada.

Los fracasos

Blade Runner, la película de Ridley Scott, recreaba una ciudad de Los Angeles ubicada en un futuro 2019 con autos voladores. No se le puede calificar de fantasiosa, ya se han producido varios modelos de autos que vuelan, aunque estén muy lejos de llegar a las calles. O a los cielos urbanos. En cambio, otras invenciones que en su momento se anunciaron como el artefacto que cambiaría el futuro terminaron en rotundos fracasos. En esta lista figuran, por ejemplo, el Segway, un vehículo de dos ruedas que prometía revolucionar el transporte individual. Su creador fue el millonario Dean Kamen, quien lo lanzó en 2001 con bombos y platillos. Sin embargo sus problemas de seguridad, lo limitado de su producción y las dificultades para recargarlo terminaron por dejarlo de lado. También hace una década los e-books se presentaba como la gran revolución en el mundo del libro.

 

Pero lo cierto es que los libros en versión digital y los dispositivos para leerlos no han despertado gran interés, mientras la edición de libros en papel no para de crecer en el mundo. En 1993 la compañía de Steve Jobs, Apple, creó el primer asistente personal virtual. Lo llamó Newton, un dispositivo que contaba con un sistema de reconocimiento de la escritura, a la postre no muy seguro. No halló su lugar en el mercado. La floreciente industria de los videojuegos también conoció resonantes fracasos de la mano de novedades presentadas con toda la pompa. Tal el caso de Nintendo Virtual Boy, una consola que el gigante japonés lanzó en 1995 y presentó como la “quinta generación” de la PlayStation o el Gameboy Color. Aparatoso, algo primitivo, con gráficos bastante primitivos y pocos juegos la novedad duró cinco meses y se esfumó.

Pero tal vez uno de los mayores fracasos es de la gigante Microsoft y su celular que prometía desplazar al naciente smartphone: Microsoft Kin, lanzado en 2010 (foto abajo). La nueva generación de smartphones le pasó por arriba.

(Fuente: elpais.com.uy)