20180929143255-diaz-canel-arzobispo-nueva-york-estudios-revolucion.jpg

 

viernes, 28 de septiembre de 2018
7:12:55 a.m.
 

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, fue recibido este jueves en la Catedral de San Patricio por el cardenal y arzobispo de Nueva York Timothy Michael Dolan, radicado en esa Arquidiócesis e iglesia parroquial católica. 

«Gracias por su visita, sea bienvenido», fueron las palabras del prelado, saludo que reciprocó el mandatario cubano. 

Tras el intercambio informal en áreas privadas del arzobispado, el Jefe de Estado cubano le comentó sobre su jornada del día anterior (miércoles 26 de septiembre de 2818), que incluyó la Iglesia bautista Riverside, situada al norte de Manhattan, y donde pronunció un discurso. 


«Ayer fue muy significativo para nosotros, ese mismo día, 58 años atrás (1960), Fidel dio un gran discurso en Naciones Unidas. Y también estuvimos en la iglesia Riverside, que fue visitada por él», dijo. 

«Sí, me acuerdo cuando él estuvo por aquí. No se me olvida que dijo que las calles de Nueva York estaban peor que las de La Habana, por los baches», expuso el arzobispo. 

   

A continuación, el cardenal Dolan se refirió a la gran diversidad religiosa que existe en la isla y le preguntó al mandatario cubano sobre la comunidad judía. 

Díaz-Canel le respondió que junto a sus miembros participó en la festividad de Hanukkah —celebración judía que ilumina el fin de año—  y que incluso esa comunidad ha estado representada en el Parlamento. 

El Presidente también resaltó los vínculos de respeto y comunicación estable y fluida que existen entre la Iglesia Católica y el Gobierno de Cuba. 

Explicó al arzobispo que el retroceso experimentado con el actual gobierno de EE.UU. afecta a las familias cubanas y ratificó la voluntad de avanzar hacia un mayor entendimiento con sectores diversos de la sociedad estadounidense. 

El Presidente lo invitó a visitar Cuba, y el cardenal aceptó.

Al concluir el encuentro, el presidente y el cardenal intercambiaron obsequios. Díaz-Canel le entregó un cuadro y una escultura en madera de la Virgen Patrona de Cuba, esta última tallada por un artista del pueblito, donde se encuentra la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en la oriental provincia Santiago de Cuba. 

«Esta la pondremos en la iglesia» dijo el Cardenal, y arrebujó la estatuilla en su pecho. 


Entre los obsequios entregados por el arzobispo de Nueva York al presidente cubano figuran unos ejemplares de habanos estadounidenses. 

«Siempre será bienvenido», dijo Dolan cuando despidió a Díaz-Canel en la escalera que da a la puerta de salida de los aposentos. 

En un breve intercambio con la prensa, el Arzobispo de Nueva York se refirió al Presidente cubano como «un hombre de honestidad, esperanza y sueños», y confesó haberse conmovido muchísimo al compartir con él, las esperanzas de una nueva amistad entre Cuba y Estados Unidos. «Amo y respeto a los obispos de Cuba y ellos comparten esta esperanza también», aseveró. 

A una pregunta sobre el bloqueo comercial y financiero a la isla, expresó: 

«Como dice el Papa Francisco, siempre estamos mejor cuando construimos puentes y no muros». Además —bromeó—, «quiero tener habanos cubanos». 


Dolan, quien destaca por su buen sentido del humor,  se convirtió en arzobispo de Nueva York  el 23 de febrero 2009 y es el cardenal más popular de Estados Unidos. Entre otros muchos cargos, el de rector del Pontificio Colegio Norteamericano en Roma. Es una de las figuras más mediáticas del catolicismo. 

La Arquidiócesis de Nueva York tiene aproximadamente 400 parroquias y varias misiones parroquiales. 

La catedral de San Patricio abarca una manzana entera, entre las calles 50 y 51, avenidas Madison y Quinta, y puede acomodar a 3 000 fieles. Las agujas de las torres alcanzan una altura de 330 pies (100,6 m) desde el nivel de la calle.  

(Fuente: Granma)