20180118182247-acto-entrega-de-condecoracion2-medium-fileminimizer-.jpg

 

jueves, 18 de enero de 2018
11:47:32 a.m.

Por sus méritos en el fortalecimiento de la cooperación entre los pueblos y por la fructífera actividad encaminada a oír y enriquecer las culturas de las naciones,  le fue conferida al Doctor Eusebio Leal Spengler, por Decreto del Presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, la Orden de la Amistad. 

La distinción fue recibida de manos del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación de Rusia en Cuba, Excmo. Sr. Mikhail L. Kaminyn, quien manifestó su satisfacción por cumplir tan “honrosa y grata encomienda”.

Asimismo, calificó al Historiador de la Ciudad como una “personalidad excepcional” cuya “trayectoria y actuación en la Isla y fuera de ella, han hecho de él, de su pensamiento y labor una presencia insustituible en cualquier recuento de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI en Cuba”.

En sus palabras de agradecimiento Leal Spengler evocó momentos trascendentales en la historia de ambos pueblos.

Recordó que como símbolo de la histórica relación entre Rusia y Cuba, se erigió en el Centro Histórico habanero la Iglesia Ortodoxa Rusa, gracias a la determinación del líder de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro.


“Lo que nadie sabe —dijo— es que en el cimiento se había depositado el pergamino firmado por Fidel, cuyo nombre y bajo la cruz rusa, quedaba establecido ese lazo importante de amistad. Porque los tiempos cambian, es verdad; pero la historia no puede ser cambiada. Tal fue la verdad, sobre tales cimientos se hizo la amistad. Y esa amistad grande prevalece a lo largo del tiempo.  Está en nuestros corazones, está en la admiración por un pueblo que ha sabido, después de una crisis monumental, restituir bajo la dirección del presidente Vladimir Putin —que hoy me honra con esta alta condecoración –, el espíritu de la nación, la cual enfrenta todo tipo de agresiones y, sin embargo, mantiene inhiesta, firme, la bandera gloriosa de su historia…” Y añadió:

“Por eso, honrarme con una orden de la amistad es necesariamente abrir esos libros; recordar a los músicos inmortales; recordar a los poetas como Pushkin; recordar a los que como Gagarin marcaron un paso en la historia de la humanidad; a las universidades donde estudiaron tantos y tantos cubanos; a las academias militares a donde fueron nuestros soldados a formarse en el espíritu que ha permitido hacer respetable e inmortal a Cuba”, concluyó el también Director de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de Ciudades Patrimoniales.


La orden de la Amistad es concedida por la más alta dirección de la Federación de Rusia desde 1994, manteniendo el simbolismo original de la primera distinción de este tipo, instituida en la antigua Unión Soviética en 1972 como Orden de la Amistad de los pueblos.

(Fuente: HR)