20170909021251-caridad-del-cobre.jpg


viernes, 08 de septiembre de 2017
8:04:02 p.m.

Hoy, 8 de septiembre es el día de la patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre. Imposible moverse hasta el santuario erigido en su honor, en la oriental provincia de Santiago de Cuba: el huracán Irma, ya descarga su fuerza sobre en el oriente de Cuba.

Tampoco en muchas localidades del país habrá procesiones. A las dos de la tarde de este viernes, el más poderoso de los huracanes de que se tengan noticias en el Atlántico, tenía categoría 4 con vientos sostenidos de 150 millas por hora, y se encontraba a 225 millas de Caibarién, en la provincia de Villa Clara. 

Pero en la mañana del sábado 2 de septiembre, el tiempo era normal, y un significativo grupo de fieles holguineros residentes en Cueto, Macarné y Barajagua, dieron inicio al cuarto día de la novena a la Virgen de la Caridad del Cobre.


Hace casi dos años, la imagen de la Virgen de la Caridad fue llevada hasta el altar en el que el Papa Francisco presidió la Santa Misa durante su visita a Holguín. Ahora, por segunda ocasión, los devotos repitieron el mismo gesto durante el recorrido desde el poblado de Barajagua hasta el templo recién construido que volvía a acoger, después de 405 años, la pequeña imagen de la santa patrona.

Junto a la Virgen se resguardaron allí los evacuados del ciclón Matthew, el 23 de octubre del año pasado.


Hace ya más de 400 años, el hato aborigen de Barajagua fue el primer asentamiento escogido por la Madre de Dios en tierra cubana cuyos pobladores tuvieron la dicha de acogerla, venerarla y cuidarla, una vez que fue traída hasta el lugar por los hermanos Rodrigo y Juan de Hoyos y el niño esclavo Juan Moreno que habían ido a la bahía de Nipe en busca de sal y hallaron la bendita imagen flotando sobre las aguas.


A nuestra patrona Virgen de La Caridad del Cobre, rogamos los cubanos en momentos tan peligrosos para sus hijos. 

Necesitamos fe, fuerza, valor, salud, disposición para el trabajo, fidelidad al prójimo y a nosotros mismos, solidaridad con todos, en nuestra patria y en cualquier tierra donde resida un cubano hermano, un humano hermano. 

Virgen de La Caridad: Cuídanos en tan tormentosas horas, fortalécenos en la fe; maestra de esperanza, enséñanos a vivir esperanzados; muéstranos el sendero del amor, del perdón y la bondad.