20170816131405-molto.jpg

 

miércoles, 16 de agosto de 2017
3:02:41 a.m.
 

A las cinco de la mañana de ayer martes 15 de agosto,  falleció en La Habana, a la edad de 74 años y víctima de cáncer, nuestro querido compañero Antonio Demetrio Moltó Martorell, quien desde el noveno Congreso, en julio de 2013, fue elegido presidente de la Upec. Su será cremado y en los próximos días tendrán lugar las honras fúnebres.  (Lea mensaje de la Presidencia)

La Presidencia de la Upec ha convocado a un homenaje a efectuarse hoy miércoles, a partir de las 10:00 a.m. en la sede nacional de 23 e I, en La Habana, y en todas las Casas de la Prensa, sedes de la organización en las provincias del país.

También, en las redes sociales se multiplicará el abrazo y nuestro sitio web Cubaperiodistas hará una cobertura en simultáneo de lo que acontezca en la Casa de la Prensa de la capital cubana, y transmitirá el homenaje por Facebook Live desde su página en esa red social.

A sus familiares, colegas y amigos, nuestro profundo pesar por el fallecimiento del querido compañero y amigo Antonio Moltó.

Moltó, el presidente líder

La noticia retumbó bien temprano en todas las redacciones de medios cubanos y se apretaron los corazones de cuantos colegas hay en este país, sea o no miembro de la organización que lideraba, pues Moltó no era solo el presidente, sino un líder nato en el que se unían inteligencia, bondad, verbo y carisma. 

Cuando Moltó hablaba, aunque hablara mucho, encantaba, convencía, estremecía. Hombre de la radio, sus metáforas eran geniales. Con la facilidad de un mago construía imágenes con las palabras.

   

Muchos oyentes lo recordarán como uno de los panelistas del programa Hablando claro, de Radio Rebelde. Moltó, sin que nadie se moleste, era quien más claro hablaba cuando de hablar claro se trataba.

Moltó era como un padre para todos los periodistas cubanos, de esos que te cobijan, te dan consejos y de vez en cuando, si lo mereces, te dan un cocotazo.

Antonio Moltó Martorel nunca soñó con ser el presidente de los periodistas cubanos, y no por méritos, ¡que le sobraban!, sino porque tal vez la misión le llegó demasiado tarde en su vida, recién acabado de salir de una crisis de salud y con 70 años.

Pero elegido por sus colegas en 2013, asumió la misión y nos guió en todas las batallas que libramos los periodistas cubanos.

En el último año su salud se había quebrantado bastante. Sobrevivió a un infarto casi letal, y ya recuperado, regresó  a su organización porque aún le quedaba mucho por hacer.  Y es que Moltó habitaba un cuerpo de 74 años, pero su mente revoloteaba como la de un joven de 20.

Moltó nos deja su honestidad, su ejemplo, su valentía, su ética y su pasión. Sobre todo su pasión desmedida,  pasión por el periodismo y la Revolución que a todos contagiaba y llenaba de esperanzas.

Los periodistas cubanos quedamos un poco huérfanos sin Moltó. Pero él nos diría que no son tiempos de llorar, o que está bien llorar un rato, pero luego hay que seguir trabajando por un periodismo mejor.

Datos biográficos

Nacido en Santiago de Cuba, de padres albañil y a de casa, desde muy joven Moltó comenzó a trabajar como ayudante de la construcción, dependiente de comercio y en una fábrica textil, aplazando aspiraciones de mayores estudios por el apremio de la economía familiar.  

Antes del triunfo de la Revolución colabora con el Movimiento 26 de Julio, participa en protestas y manifestaciones, asiste al entierro del joven mártir Frank País García y toma parte  en la huelga de abril de 1958.   Luego del triunfo de enero de 1959, es miembro fundador de la Asociación de Jóvenes Rebeldes y de otras organizaciones como las Milicias Nacionales Revolucionarias, CTC y  los Comités de Defensa de la Revolución. 

En las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) ocupó diferentes cargos en la base y al gestarse la creación de los Comités de Defensa de la Revolución en Santiago de Cuba, pasó  al trabajo profesional de la misma y llegó a ser coordinador regional.  

  

También respondió presente en importantes convocatorias de aquellos años como cuatro zafras del pueblo, trabajos agrícolas, canje de la moneda, nacionalizaciones, campañas de alfabetización y de vacunación antipoliomielítica, y situaciones de alerta combativa cuando la agresión imperialista por Playa Girón, la Crisis de Octubre, los cambios de gobiernos norteamericanos y otras.  

En 1970 ingresó al Partido Comunista de Cuba por asamblea de trabajadores ejemplares.


Sus vínculos iniciales con la prensa revolucionaria tuvieron lugar desde la labor del frente de propaganda en los CDR de la antigua provincia de Oriente.  En 1967 pasó a trabajar en el entonces Instituto Cubano de Radiodifusión, como periodista, jefe de cierre informativo y director del noticiero informativo de la emisora CMKC, cadena provincial de Santiago de Cuba.  

También fue subdirector del ICR en Oriente, director del noticiero de Tele Rebelde y de los servicios informativos de la radio, hasta que en 1975 es promovido al organismo nacional, como subdirector general y luego vicepresidente encargado de los informativos.   

En el año de 1967 ingresa a la Unión de Periodistas de Cuba, donde llegó a ocupar el cargo de secretario general de la delegación provincial de Oriente Sur.   

Junto a compañeros del periódico Sierra Maestra y de la Facultad de Humanidades trabajó en la preparación y arrancada de los estudios de Periodismo en la Universidad de Oriente, al tiempo que desde el ICR impulsaba la primera escuela provincial de periodismo radial en aquel territorio.  


También fue presidente provincial de la Upec en La Habana, en tiempos en que se desempeñó como jefe de cierre informativo en el periódico Tribuna de La Habana. Desde el III Congreso de la Upec integró el Secretariado Nacional de la organización. En 1999 resultó elegido para integrar el equipo profesionalizado de la Presidencia nacional de la Upec y fue encargado del frente de superación y formación de periodistas. Posteriormente fue director del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, hasta su elección como Presidente de la Upec, en el 9no. Congreso efectuado en el año 2013.  

Culminó estudios universitarios al graduarse como Licenciado en Ciencias Sociales en la Escuela Superior del Partido “Ñico López”. Su experiencia como directivo y profesional de la comunicación le valió ser designado al frente de importantes coberturas informativas por el ICRT, como los dos primeros congresos del Partido Comunista de Cuba, el vuelo espacial soviético-cubano y otros eventos nacionales e internacionales.       

Por varios años encabezó también el jurado de los Premios Nacionales de Periodismo y por su trayectoria mereció numerosas condecoraciones, incluidas la Llave de Santiago de Cuba, su tierra natal que siempre llevó con mucho orgullo.

 

La Radio Rebelde, la emisora de la Revolución, ha tenido a Antonio Moltó dentro de los equipos de realización de emblemáticos espacios informativos y de debate de la actualidad, como Haciendo Radio, donde fue director general, y Hablando claro, por más de veinte años.  

En ambos se hizo patente el valor del periodismo comprometido con el pueblo y con la actualidad, incluso en momentos tan complejos como los años 90 cuando el Período Especial y las terribles limitaciones económicas que sucedieron a la caída del campo socialista en Europa del Este y el incremento de la agresividad imperialista contra la Revolución cubana.  

Desde los principios revolucionarios y como protagonista de primera línea en importantes tareas y desafíos de los periodistas y de la prensa cubanos en las últimas décadas, Antonio Moltó no escatimó esfuerzos, incluso a costa de su salud y de su tiempo, para mantener la unidad,  la profesionalidad del gremio, su desempeño ético y  la dignificación de nuestro trabajo.  

(Fuente: Cubaperiodista /Yirmara Torres Hernández

Artículos relacionados: