domingo, 30 de julio de 2017
12:23:20 a.m.

Con tres victorias en tres partidos, el Barça levantó en Miami la International Cup. Los de Valverde firman un inicio fulgurante sin poder impedir luego el juego de área a área Neymar disputa 70 minutos y esta vez, se queda sin marcar. (Foto: Neymar y Carvajal, pugnando por un balón.)

El Barcelona se impuso al Madrid (3-2) en el primer clásico del curso, un partido siempre exigente y más si cabe a estas alturas de pretemporada. Por eso los dos entrenadores salieron en Miami con todo, mermado el conjunto blanco por las ausencias de Cristiano Ronaldo, de vacaciones, y Kroos, lesionado.


Impresionó el inicio del equipo de Valverde, que luego se vio embarcado en uno de esos duelos que gustan más en el Bernabéu que en el Camp Nou. Y es que más allá de los primeros diez minutos de control absoluto del Barça, el partido fue un ir y venir, de área a área. Por momentos, divertido. Por los azulgrana, marcaron Messi, Rakitic y Piqué. Y en el Madrid, Kovacic y Asensio.

Neymar, volvió a jugar de inicio, formando con el tridente. No logró ningún gol, pero se le vio, eso sí, celebrar los de sus compañeros como si fueran de Champions.

Lea también: El Barça, luego de las malas, una pretemporada en Estados Unidos

 

La salida del Barça fue fulgurante. Con dos tantos antes del cuarto de hora Messi consiguió internarse en el área y marcar un buen tanto que rebotó en un rival (m. 4), un gol muy propio para abrir el marcador. Un par de ataques más tarde, fue Rakitic quien batió a Keylor Navas con un tiro afilado, en una acción que comenzó Neymar al filtrar el pase interior para Luis Suárez.

Los ataques se imponían claramente a las defensas. Y el Barcelona armó varias ocasiones sin éxito desde la posesión del balón. Pero el partido empezó a ir de área a área, demasiado rápido para los de Valverde, que no encontraron en Busquets el hombre de la pausa. Casemiro se impuso en un par de ocasiones al de Badía y cada pérdida de balón en la medular le costó al Barça un disgusto. El primero, en forma de gol. El 2 a 1 de Kovacic que superó en el regate final a Piqué.


Tuvo un par de ocasiones Messi. Pero quien marcó fue de nuevo el Madrid. El tanto del empate blanco nació, de hecho, de un córner a favor del Barcelona que permitió a los de Zidane armar la contra.  Asensio batió sin problemas a Cillessen.

Se vio a los jugadores del Barça cansados, pagando la carga de pretemporada, la exigencia del rival y el calor y la humedad de Miami.

Aun así, esta vez, no hubo cambio de onces en el descanso. Sólo Sergi Roberto sustituyó a Iniesta en filas azulgrana. Y Vallejo, Mayoral e Isco, a Varane, Ramos y Modric, en el Madrid. 

Así, llegó el gol de Piqué (m. 52), fruto, de nuevo, de un error defensivo de los centrales blancos que permitieron que el catalán se adelantara para el remate del centro de Neymar.

El brasileño tuvo unos minutos más tarde un uno contra uno con Navas, que tapó bien su disparo. También se lució Cillessen al blocar una ocasión clara de Isco.

 

A partir del minuto 60, comenzó el carrusel de cambios en ambos bandos. En el 73, Valverde sentó a Neymar y antes, ya se habían marchado Messi y Suárez.  De hecho, ningún titular terminó el partido más allá de los porteros.

Las últimas ocasiones las firmaron los suplentes del Madrid, la más peligrosa, un tiro potente de Ceballos que se marchó a fuera. En banquillo, los Zidane sigue superando sin ninguna a Valverde.

(Fuente: EES)

Lea también: El Barça, luego de las malas, una pretemporada en Estados Unidos