20170610233620-este-domingo-plebiscito-en-puerto-rico-2-.jpg


sábado, 10 de junio de 2017
3:53:57 p.m. 

Se trata del quinto referendo consultivo sobre el estatus de la isla respecto a Estados Unidos, para saber si los ciudadanos desean la anexión, la independencia o el “actual estatus territorial". 

El referendo consultivo es impulsado por el gobernador actual, Ricardo Rosselló, quien apuesta a la anexión de Puerto Rico como estado 51.

La oposición llamó a boicotear la consulta del domingo después de que el Departamento de Justicia de EE.UU. obligara al Gobierno de la isla a incluir el estatus actual (estado libre asociado) entre las opciones que figuran en la papeleta del plebiscito, que originalmente solo contenía dos opciones: estadidad y libre asociación/independencia.


Al igual que ocurrió en anteriores cuatro ocasiones (1967, 1993, 1998 y 2012), EE.UU. ignorará el resultado del plebiscito de Puerto Rico sobre su estatus político, incluso quienes abogan por la estadidad consideran que no es momento de pedir la anexión con Donald Trump como presidente y con Puerto Rico en quiebra.    

La isla caribeña atraviesa una grave crisis económica y financiera, con una deuda pública que alcanza los 70.000 millones de dólares, y en los últimos 10 años el país ha perdido medio millón de habitantes debido a una emigración constante hacia Estados Unidos.

Desde 1952 Puerto Rico es un Estado Libre Asociado de EE.UU., y aunque está subordinado en una variedad de asuntos a Washington, no goza de los mismos derechos y deberes de los demás estados norteamericanos.


Puerto Rico está sometido a la cláusula territorial de la Constitución estadounidense que considera a la isla como territorio que pertenece a Estados Unidos, pero que no forma de él, lo cual permite al Congreso de Estados Unidos determinar qué porciones de su Carta Magna se aplican a la isla.

Estados Unidos no tiene ninguna obligación de aceptar el resultado del plebiscito del domingo si contraviene sus intereses.

(Fuentes: TeleSURtv/msn)