20170526145931-proponen-ley-viajes-eeuu-cuba.jpg

 

viernes, 26 de mayo de 2017
8:27:14 a.m.

Más de medio centenar de senadores estadounidenses presentaron hoy de nuevo la Ley de Libertad para Viajar a Cuba en el Congreso de EE.UU., una legislación que eliminaría las restricciones vigentes para los viajes turísticos a la isla.

Impulsado por el senador republicano Jeff Flake y el demócrata Patrick Leahy, el proyecto de ley, contó esta vez con el respaldo de 46 senadores más, 55 en total, a la espera de que el nuevo Gobierno de Donald Trump emita su esperada revisión de la política de Estados Unidos hacia Cuba.


El proyecto legislativo denominado Ley de Libertad para Viajar a Cuba, pondría fin a las restricciones legales para que los ciudadanos de aquella nación hagan turismo en la Isla, y eliminaría las trabas a las transacciones bancarias relacionadas con dichos viajes.

Aunque existe una mayoría para su aprobación en la Cámara alta, debe ser presentada y votada, en los mismos términos, por la Cámara de Representantes, para convertirse finalmente en Ley.


Las 12 categorías generales, aprobadas por la administración de Barack Obama, autorizan a los norteamericanos a viajar a este destino si lo hacen por motivos educativos, culturales, religiosos, que constituyen el llamado intercambio pueblo a pueblo.

Como resultado de esa medida, la cantidad de estadounidenses que arribaron a Cuba creció exponencialmente hasta llegar en 2016 a 284 mil; sin embargo, la Isla sigue vetada a los ciudadanos del país norteño para hacer turismo.

Eliminar las onerosas regulaciones existentes permitirá a los norteamericanos ejercer su derecho a viajar libremente.

En la presentación de la propuesta legislativa, Leahy resaltó que una mayoría bipartidista del Senado está de acuerdo con que el gobierno federal no debe decirles a los estadounidenses dónde pueden viajar o no, especialmente a un pequeño país a solo 90 millas de la Florida.

Agregó que la prohibición no está justificada por la seguridad nacional o los intereses económicos, y aclaró que si bien este proyecto de ley no levanta el bloqueo impuesto por Washington a La Habana, por lo menos devolvería a los estadounidenses el derecho a la libertad de viajes.

Según encuestas, el 81 por ciento de los ciudadanos de esa nación, incluyendo siete de cada 10 republicanos, y el 74 por ciento de la comunidad de cubanos residentes en el condado de Miami-Dade, en Florida, apoya los viajes a Cuba.


Sin embargo, Cuba sigue siendo el único país en el mundo al que el Gobierno estadounidense prohíbe a sus nacionales viajar como turistas.

Esta ley pondría fin a las restricciones legales sobre los viajes a la isla para los ciudadanos estadounidenses y residentes legales, y acabaría también con las trabas a las transacciones bancarias relacionadas con dichos viajes.

(Fuente: Cubadebate/ACN/EFE)