20170523135556-grafico-manchester-146.jpg

 

martes, 23 de mayo de 2017
7:44:47 a.m.
 

  • Una explosión en el interior de un estadio de la ciudad de Manchester, Inglaterra, durante un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, dejó al menos 22 muertos, incluidos varios niños, y cerca de 60 heridos. 
  • La policía de Manchester informó que el suceso —denunciado por la primera ministra Theresa May como un ataque terrorista— se produjo a las 22:33 hora local (21:35 GMT) del lunes, en el vestíbulo de la Manchester Arena. 

Al menos 22 personas, entre ellas menores de edad, han muerto y 59 han resultado heridas tras un atentado perpetrado la pasada noche (22.35, hora local) al término del concierto de la estrella de la música pop estadounidense Ariana Grande, en el pabellón Manchester Arena, según la policía de la ciudad británica. 


Las fuerzas de seguridad tratan el incidente como un ataque terrorista. Según ha informado esta mañana el jefe de la Policía de Manchester Ian Hopkins, el atentado fue cometido por un solo hombre, con un artefacto explosivo improvisado. 

Hopkins ha señalado que este individuo habría muerto tras accionar la bomba. Ningún grupo terrorista ha asumido por el momento la autoría del ataque, que se produce a 15 días de las elecciones generales. La Policía de Manchester ha detenido a una persona vinculada al atentado. 

  

La primera ministra británica, Theresa May, tras la reunión de su comité de crisis, ha informado de que las fuerzas de seguridad creen tener la identidad del autor de la masacre, aunque es pronto para revelarla. May ha confirmado lo apuntado a primera hora por Hopkins: el terrorista perpetró el ataque solo, aunque queda por determinar si pertenece a una red terrorista. 

Los testigos de la masacre han relatado que entre los restos dejados por la explosión había tornillos y clavos, lo que apunta a que el explosivo podría ir cargado de piezas de metal para multiplicar el daño al estallar. Algunas grabaciones subidas a las Red muestran en este sentido el impacto de metralla en las extremidades de algunos de los heridos. 

 

La explosión se produjo en la salida del recinto, en una zona que conecta con la estación de trenes y al término del concierto, cuando la gente comenzaba a abandonar las instalaciones, como ha indicado el Manchester Arena en un comunicado. Cuatro horas más tarde de la primera explosión, la policía informaba de que iban a proceder a una explosión controlada de lo que pensaban que podía ser una bomba pero resultó tratarse de ropa abandonada. 

El ministro de Seguridad, Ben Wallace, ha llamado a la colaboración ciudadana y pide a quien vea algo sospechoso que llame al teléfono de lucha antiterrorista. De confirmarse la hipótesis terrorista, sería el más grave en Reino Unido desde julio de 2005, cuando cuatro atentados suicidas coordinados en el metro y un autobús de Londres provocaron 56 muertos, incluidos los cuatro terroristas, y unos 700 heridos. 


El último ataque terrorista en Reino Unido fue el pasado 22 de marzo, cuando un hombre atropelló mortalmente a seis personas en el puente de Westminster. 

El ataque se produce en plena campaña electoral para las elecciones generales anticipadas que se celebrarán el próximo 8 de junio. La campaña ha sido suspendida. El país lleva más de dos años bajo un nivel de alerta terrorista "severa", el segundo más grave de una escala de cinco que utilizan las fuerzas de seguridad y que significa que un ataque es altamente probable. 

Desde su apertura, en 1995, el Manchester Arena ha acogido grandes conciertos. U2, los Rolling Stones, Madonna o Pavarotti han actuado en sus instalaciones. Ariana Grande, según el relato de testigos, acababa de abandonar el escenario cuando se produjo la explosión. 

(Fuente: BBC/EP/LV)