20170516021744-esta.jpg


lunes, 15 de mayo de 2017
6:59:35 p.m. 

El consejero delegado de Disney, Robert (Bob) Iger, ha asegurado que unos piratas informáticos robaron una película del estudio y exigen un rescate para no divulgar el largometraje en internet. 

Según Iger los hackers exigen una gran suma de dinero en moneda digital bitcoin y han amenazado, en primer lugar, con desvelar cinco minutos de ese largometraje. Si sus pretensiones económicas no se cumplen, los piratas informáticos revelarán fragmentos de 20 minutos hasta recibir el pago. 

   

Iger no ha dado detalles sobre el filme que pudo haber sido sustraído pero ha afirmado que la compañía no pagará ninguna cantidad a los hackers. 

Disney, que trabaja ahora con investigadores federales para solucionar este asunto, tiene en el horizonte más inmediato el estreno el 26 de mayo de del film Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales). 

 

Se trata de la quinta entrega de la célebre saga protagonizada por Johnny Depp y con la actuación de ex de Los Beatles Paul McCartney.

Las cuatro anteriores sumaron más de 3.700 millones de dólares en taquilla, por lo que se espera que se convierta en uno de los grandes éxitos de 2017. 

Lo cierto es que a Disney no le queda otra película que arrase si quiere recuperar su enorme inversión, cifrada en unos 320 millones de dólares, lo cual la convierte en una de las cintas más caras de todos los tiempos, mucho más ahora con el robo informático de por medio. 

Este incidente cibernético de Disney se añade al sufrido por Netflix hace unas semanas con su serie Orange Is The New Black, cuya quinta temporada, que se estrenará en junio, fue filtrada en la red por un hacker que exigía un pago para no desvelar los nuevos episodios.