20170330124358-chicago13-medium.jpg


jueves, 30 de marzo de 2017
6:25:31 a.m. 

El Historiador de la Ciudad de La Habana viajó a Chicago para participar en la ceremonia de entrega del Premio Richard H. Driehaus y del Henry Hope Reed correspondientes a 2017. El año anterior Leal recibió este reconocimiento concedido por la Universidad de Notre Dame, en Illinois, fundada en 1842 como Notre Dame du Lac por la congregación religiosa de origen francés, Hermanos de Santa Cruz. 

En el Murphy Auditorium de Chicago, conocida como la Ciudad de los Vientos y tercera con mayor número de habitantes en Estados Unidos, Leal fue elegido para introducir la disertación de un panel conformado por reconocidos arquitectos y urbanistas del mundo, sobre los retos que supone para la cultura y la preservación del patrimonio, la globalización.

El Historiador recordó en su palabras el recorrido que realizara con el Decano de la Facultad de Arquitectura de Notre Dame, Michael Lykoudis por obras relevantes del patrimonio de Chicago.

 

Describió a La Habana con su identidad específica, su escala particular y explicó a Cuba como ese sitio donde se producen las más increíbles mezclas de culturas provenientes de diversos parajes.

Ante los congregados en el Murphy Auditorium, construcción inspirada en el renacimiento francés, erigida en 1926 como sitio social del colegio médico y de cirugía en Chicago, Leal expresó que “resulta indispensable para ir al futuro partir del pasado. El pasado es la memoria. El pasado es la imagen que tenemos ante nosotros aun de las cosas perdidas. Entonces es más poderosa la imaginación que la prueba.”


Y ante los problemas que suponen la globalización y una modernidad tecnológica abogó por la defensa del papel rector de la cultura: “Todo proyecto de desarrollo que prescinda de la cultura sólo genera decadencia”. 

También habló sobre filosofía pedagógica cubana asentada en los aportes de José de la Luz y Caballero, “cuando al profesor ilustre un alumno le preguntó: ¿cuál es su escuela maestro? Y respondió: todas las escuelas y ninguna escuela, he ahí la escuela. Abiertos entonces al mundo, observamos que toda modernidad necesariamente fue precedida por otra. Se sucedieron diversas globalizaciones, sin embargo, el secreto está en cómo preservar la identidad, cómo preservar la singularidad en medio de la homologación. Si hemos luchado tanto por la libertad, es lícito luchar por la singularidad.”

Leal cumplió un intenso programa de intercambio académico y de visitas a sitios relacionados con el patrimonio de Chicago y fue recibido en el Campus de la Universidad de Notre Dame por estudiantes y profesores de la Facultad de Arquitectura.

 

En la Biblioteca le fueron mostrados importantes documentos y libros relacionados con el arte arquitectónico cubano, entre otros, una publicación sobre la construcción del Capitolio de La Habana. Allí impartió también una conferencia magistral titulada: “La Habana Vieja: el desafío de la utopía”.

Además, el Historiador concedió al Smithsonian Magazine una entrevista sobre el proceso de rehabilitación integral del Centro Histórico habanero (pdf) y recibió el donativo realizado por el filántropo estadounidense Richard H. Driehaus, de un auto Desoto fabricado en la década del 40 del siglo XX, en perfecto estado de conservación y con todos los atributos de su ingeniería original, que formará parte de las colecciones del Museo de la Ciudad.

(Fuente: HR)