20170310031423-california-se-hunde-y-se-seca.jpg

 

jueves, 09 de marzo de 2017
8:36:35 p.m.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, adelantó nuevos resultados de su estudio sobre el gran hundimiento del Valle de San Joaquín en California, presentado inicialmente en 2015, y reveló que en estos dos años el problema sigue en notable expansión. 

El descenso de terrenos anual alcanzo los 0,6 metros en algunos vastos sitios, donde el hundimiento observado llega a ser de 8,5 metros. Ello está afectando los acueductos estatales y federales, los diques, puentes y carreteras. Los costos de estos daños desde los años 60 se estiman en 100 millones de dólares, según el documento de la NASA, el 28 de febrero. 


La causa, según concluyeron los expertos, es que “durante casi un siglo, el bombeo de agua subterránea de los pozos en el Valle Central de California causó que la Tierra descienda” 

Esta región, que en el pasado antes de la intervención del hombre, era una rica zona de extensos humedales, hoy experimenta una sequía extrema desde 2012, lo que motivó la investigación. 

Cabe hacer notar que pese al hundimiento de los terrenos, las aguas subterráneas se siguen extrayendo principalmente para cubrir las necesidades de la agricultura. 

“Esta excesiva extracción de aguas subterráneas en miles de pozos en el Valle de San Joaquín de California ha causado que la Tierra en algunas secciones del valle disminuya 8,5 metros (28 pies). Este hundimiento se agrava durante las sequías, por los agricultores que dependen en gran medida de las aguas subterráneas para sostener una de las regiones agrícolas más productivas de la nación”, dice el equipo de JPL. 

Con la teledetección con radar, los investigadores identificaron las áreas que se están hundiendo más rápido. El informe señala que se encontró que el desplome está dañando importantes infraestructuras de estados, por lo que el problema es un reto para los gestores de agua en el estado. 


“Ya, el hundimiento del suelo ha dañado miles de pozos de agua subterránea públicas y privadas en todo el valle de San Joaquín”, añade el documento. 

En las zonas más problemáticas, la tasa de hundimiento es de hasta 0,6 metros por año. Esto sucede en dos cuencas situadas cerca de Chowchilla, al sur de la Merced; y Corcoran, al norte de Bakersfield. Son cuencas de cientos de millas cuadradas. Su hundimiento ha aumentado notablemente entre mayo de 2015 y septiembre 2016. 

El descenso de la Tierra se intensificó también cerca del Condado Fresno, con una baja de 51 centímetros, en el mismo período, en un área de 11 kilómetros. Aquí los más afectados son los acueductos y las estructuras de control de inundaciones. 

  

Otros hundimientos del terreno se identificaron también en el Valle de Sacramento, cerca de Davis y Arbuckle. Además por primera vez se observó este fenómeno en la zona de la Sierra del Valle, al norte del Lago Tahoe, con una baja de 15 centímetros, en el mismo periodo. 

Futuro sin agua y extinción de especies 

De acuerdo al estudio de la NASA, uno de los grandes peligros es la amenaza concreta para el suministro de agua del futuro, ya que el desplome de Tierra puede reducir permanentemente la capacidad de almacenamiento de los acuíferos subterráneos. 

“Si bien podemos ver el efecto que tiene la lluvia, sabemos que nos hemos quedado con un déficit de agua subterránea desde hace algún tiempo, y sé que va a tomar mucho tiempo para volver a llenar esos depósitos”, dijo Tom Farr, uno de los autores del informe. 

La Universidad de Irvine en 2015, también alertó que la población de California está sacando más agua de las cuencas subterráneas de lo que repone, especialmente para actividades humanas como la agricultura. Anunció que ello grava aún más la sequía para el futuro. 

 

Primero el hombre drenó los humedales y ahora está agotando sus cuencas. La extinción de valiosas especies silvestres que con lleva esto, dan un mal presagio para toda la subsistencia. 

Un estudio de la Universidad de  California en Davis, destacó también en 2015, que lo que se pronostica con la falta de agua, es una posible masiva extinción de especies y la pérdida de flores silvestres en los pastizales. 

“Se está perdiendo la diversidad de especies de las flores silvestres nativas de California, después de varios años de inviernos más secos (…) Estas pérdidas de diversidad pueden presagiar extinciones a gran escala, especialmente en las regiones que se están volviendo cada vez más secas”, según Susan Harrison, profesora en el Departamento de Ciencia y Política Ambiental, de la U. de California en Davis. 

(Fuente: SMN/BN/BBC)