viernes, 17 de febrero de 2017
6:59:56 a.m. 

Freddie Mercury "salió del armario" ante sus millones de fans con la canción Bohemian Rhapsody, tema que cumplirá 42 años . Es lo que afirma el letrista Tim Rice, que trabajó con el líder de Queen en su álbum en solitario Barcelonaen una entrevista concedida al periódico británico Daily Mail el 24 de octubre de 2015.

Las primeras palabras de la canción, que se escuchó por primera vez en 1975, serían el anuncio público de la homosexualidad de Freddie Mercury, según el letrista.

 "Mamá, acabo de matar a un hombre. Le he puesto una pistola en la cabeza, he apretado el gatillo y ahora está muerto", podemos escuchar en la canción.

 

Tim Rice explica que Freddie Mercury pudo haber "matado al antiguo Freddie, a su antigua imagen (...). Su vieja imagen, heterosexual, había muerto. Había destruido al hombre que intentaba ser y ahora era él mismo, intentando vivir con el nuevo Freddie".

Lesley-Ann Jones, autora de la biografía de Freddie Mercury, también ha defendido siempre esta interpretación. Según la noticia del Daily Mail, la última pareja de Freddie Mercury, Jim Hutton (que murió en 2010) también habría confirmado esta teoría en persona a la periodista.

 
 
Sin embargo, Freddie Mercury nunca explicó el significado de la letra de Bohemian Rhapsody, escrita para su álbum de 1975 A Night at the Opera.

Lo que declaró Mercury sobre Bohemian Rhapsody

"Es una de esas canciones que tienen un aura de fantasía alrededor. Pienso que la gente debería simplemente escucharla, pensar en ella y luego formar su propia opinión acerca de lo que les dice… Bohemian Rhapsody no salió de la nada. Hice algunas investigaciones porque está pensada para ser un modelo de ópera, ¿por qué no?”.


Cuando la banda lanzó un disco recopilatorio con sus grandes éxitos en Irán, se incluyó un folleto en persa que contenía las traducciones de las letras a este idioma y sus explicaciones. En el caso de Bohemian Rhapsody, se aclaraba que es un diálogo en partes sobre un hombre que mató a alguien y que, como Fausto, vendió su alma al demonio. La noche antes de su ejecución, llama a Dios en árabe, diciendo Bismillah, y con la ayuda de sus ángeles puede recupera finalmente su alma.

A pesar de esto, el misterio alrededor de la canción aún persiste. Entre las teorías más aceptadas sobre la canción se comenta que es el diálogo de un asesino suicida perseguido por demonios o momentos antes de una ejecución. Se comenta también que la canción recibe la influencia de Albert Camus y su novela El Extranjero. Otros piensan que la letra sólo fue compuesta para acompañar la música y no tiene significado.

Una de las grabaciones más elaboradas en toda la historia de la música

Freddie Mercury escribió la mayor parte de Bohemian Rhapsody en su casa de Holland Road, Kensington, al norte de Londres. El productor de la canción, Roy Thomas Baker, relató cómo Mercury tocó la balada introductoria para él: "Interpretó el comienzo en el piano. Luego se detuvo y dijo "¡Y aquí es donde empieza la sección de ópera!’ Luego nos fuimos a cenar".

El guitarrista Brian May dijo que la banda comentó que el esbozo de Mercury para la canción era "intrigante y original y digno de trabajarse". Mucho del material de Queen se escribía en el estudio según May pero esta canción "estaba toda en la mente de Freddie" antes de que se sacara a la luz. 
La musicóloga Sheila Witeley sugirió que "el título se basa fuertemente en la ideología del rock contemporáneo, el individualismo del mundo de los artistas bohemios, con lo de ’rapsodia’ afirmando los románticos ideales del rock como arte". 

  

Sobre lo de "bohemio", Daniel Michea dijo que "Mercury intentó [...] [que esta canción] fuera una suerte de ópera, algo fuera de las normas de las canciones de rock y sigue la lógica operística: coros de muchas voces alternados con solos similares a arias, las emociones son excesivas y la trama, confusa".

La canción se grabó en tres semanas, empezando en Rockfield Studio1 el 24 de agosto de 1975, tras un ensayo de tres semanas en Herefordshire. Durante el proceso, se usaron otros cuatro estudios adicionales: Roundhouse, SARM, Scorpion y Wessex.

Según los miembros de la banda, Mercury compuso mentalmente la canción y los dirigió él mismo. Usó un piano de cola para conciertos marca Bechstein, que aparece en el video promocional y en las giras por el Reino Unido. Fue el sencillo más caro del mundo y es una de las grabaciones más elaboradas en toda la historia de la música.

 Cuando se puso a la venta,  se volvió un éxito comercial, permaneciendo en la cima de las listas británicas durante 9 semanas. Alcanzaría el puesto número uno nuevamente en 1991 tras la muerte de Freddie Mercury. En total, generó 2,176,000 ventas, siendo el tercer sencillo más vendido de todos los tiempos.

May, Mercury y Taylor cantaron continuamente de diez a doce horas por día, obteniendo 180 grabaciones separadas. Como los estudios de aquella época solo disponían de cintas analógicas de 24 pistas, fue necesario que los tres se sobregrabaran numerosas veces y reiteraran estas grabaciones en sucesivas submezclas. Al final, terminaron usando cintas de octava generación.

(Fuente: Huffingtonpost)