20170206052143-guate-centro-jose-marti.jpg


domingo, 05 de febrero de 2017
10:48:01 p.m. 

Fruto de la colaboración médica, con el respaldo de autoridades y vecinos, el remozamiento del Centro Oftalmológico José Martí, en Jalapa, Guatemala, deviene preciado regalo cubano a la población del lugar. 

El centro oftalmológico que lleva el nombre del Héroe Nacional de Cuba, coloca a esta zona en privilegiada dentro del grupo de cuatro instituciones de su tipo que ofrecen asistencia gratuita en ese país a pacientes con tratamientos u operaciones de catarata, terigio y otras enfermedades oculares.


De los cuatro millones de personas consultadas en el mundo por distintas causas, en el ámbito de la Operación Milagro el hospital jalapeño atendió más de 250 mil e intervino quirúrgicamente a 40 mil 532, 11 mil 786 por cataratas, a las cuales se les devolvió o mejoró la visión.

"Pero 10 años de continua labor llevan a un desgaste de la infraestructura arquitectónica y con la motivación del aniversario 164 del natalicio de José Martí, fue preciso remozar el centro y celebrar todas estas razones con una instalación más bonita y confortable", declaró Olga Lidia Hernández coordinadora de la misión en la cabecera del departamento suroriental guatemalteco. 

La doctora explicó que renovaron de forma total o parcial las 17 áreas de la instalación y que en todas aplicaron pintura, además de realizar labores de carpintería, reparación de techos, plomería, luminarias, de recuperación de mobiliario clínico y mantenimiento de 12 equipos médicos de alta tecnología, entre otras.

A juicio del embajador de Cuba en Guatemala, Carlos de Céspedes, fue realmente impresionante apreciar el trabajo realizado por los colaboradores en la remodelación del centro, donde también participaron amigos y amigas guatemaltecos.

Lo más digno de respeto, opinó, es que especialistas cubanos de primer nivel en la oftalmología que allí trabajan, dejaron sus batas blancas para ponerse las de albañiles, pintores, carpinteros, electricistas, entre otros oficios, para hacer de su lugar de trabajo un verdadero modelo a seguir.

Esta es una muestra más de que “todos unidos por un bien común, podemos hacer cosas extraordinarias como estas y sin recursos, solo recuperando aquellos que parecían a la vista inservibles”, subrayó.

(Fuente: SM)