jueves, 12 de enero de 2017
10:30:33 p.m. 

“Hoy 12 de enero, los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos suscribimos un nuevo acuerdo migratorio que entró en vigor esta misma tarde. Este acuerdo, que se denomina Declaración Conjunta, reitera el interés de ambas naciones de normalizar las relaciones”, aseguró esta noche Josefina Vidal Ferreiro en el Centro de Prensa Internacional de La Habana. 

“Los Estados Unidos de América en lo adelante eliminarán la política de ‘pies secos-pies mojados’ y el programa de parole para profesionales médicos cubanos y aplicarán a todos los ciudadanos cubanos, de conformidad a sus leyes y normas internacionales, el mismo procedimiento y normas migratorias aplicados a los ciudadanos de otros países”, dijo Gustavo Machín Gómez, subdirector general de Estados Unidos en la Cancillería, quien ofreció detalles sobre el contenido del Acuerdo. 

Machín comentó que “los EE.UU. continuarán garantizando la migración legal desde Cuba con un mínimo de 20 mil personas anuales. Además aseguró que nuestro país aceptará que personas incluidas en la lista de 2 mil 746 ciudadanos cubanos que emigraron por el puerto del Mariel en 1980 y fueron considerados inelegibles para permanecer en los Estos Unidos, según el Comunicado Conjunto del 14 de diciembre de 1984 y que no pueden ser devueltas, que sean sustituidas por otras personas y retornados a Cuba”. 

La diplomática cubana insistió en que a partir de hoy se iguala a Cuba y a los cubanos, en términos migratorios, con el resto del mundo. “Esta política implicaba un trato diferencial que creaba serios problemas para la seguridad nacional de ambos países y de los ciudadanos cubanos, expuestos al tráfico y la trata de personas”, manifestó Vidal en rueda de prensa. 

 

Gustavo Machín dijo a los periodistas que se ratifica la decisión de ambas partes de impedir las salidas ilegales por vía marítimas “y por tanto se mantiene el compromiso de los Estados Unidos de devolver a Cuba a todas las personas que sean interceptadas en el mar o a quienes penetren en la Base Naval de Guantánamo”. 

Josefina aclaró que esta era “una política agresiva pendiente de solucionar, que afectaba las relaciones migratorias y la relación bilateral en su conjunto, este acuerdo elimina al menos dos de esos escollos, pero queda vigente la Ley de Ajuste Cubano, que habrá que revisar y para ello seguiremos trabajando con la administración estadounidense”. 

(Fuente: Cubadebate/ Noticia en Construcción)