20170108024850-plastico-en-las-playas-chilenas.jpg

 

sábado, 07 de enero de 2017
8:44:22 p.m. 

La organización medioambiental Greenpeace advirtió sobre el peligro de un "tsunami" de plástico en las playas chilenas, que han visto duplicadas entre 2008 y 2012 la cantidad de basura. 

Como promedio, en las playas de Chile existen 4,4 unidades de basura por metro cuadrado, lo que significa que a cada paso, el veraneante encontrará al menos dos unidades de desecho.

Chile es el país a nivel latinoamericano que más basura genera. De acuerdo a Waste Atlas, cada chileno produce 1,25 kilogramos de basura diaria, lo que representa más de 21.000 toneladas a nivel nacional.

Greenpeace llamó la atención sobre la basura que se genera en las grandes urbes, pues durante el verano se traslada hacia las zonas costeras del país, donde existe escasa y nula capacidad de manejo eficiente.

Al año, entre 10 mil y 25 mil toneladas del desecho plástico son mal manejadas en Chile y tienen el potencial de terminar en el mar. Llegan desde la acuicultura, usuarios de playas y desde el interior, transportadas al mar a través de los ríos.

El plástico es el material más problemático, pues tarda alrededor de 600 años en degradarse y, a medida que lo hace, se vuelve más pequeño convirtiéndose en comida para especies marinas. No sólo llena sus estómagos de material que no pueden digerir, además es tóxico y, por la cadena trófica, puede llegar al humano.

Las playas de Antofagasta (región minera a 1.340 kilómetros al norte de Santiago) son las más contaminadas de Chile, y no existen planes formales de mitigación para la contaminación en las playas chilenas, salvo en Rapa Nui.

Los residuos que genera cada habitante en su vida diaria sumado a los desechos de los veraneantes nos convierte en una sociedad que trata a su país, sus mares y playas como un vertedero.

Naciones Unidas subrayó este tema en los últimos años relevando que unas 800 especies marinas están siendo afectadas por estos polímeros. El 40% de los cetáceos y el 44% de las aves marinas corren peligro por comer desechos marinos (muchos de ellos micro plásticos).

(Fuente: ANSA)