20161220044328-la-tecla-con-cafge-trump-colegio-electoral.jpg


lunes, 19 de diciembre de 2016
9:57:43 p.m.
 

Trump, como se esperaba, superó los 270 votos que necesitaba para ganar un mandato de cuatro años como líder de los estadounidenses. 

El magnate de los bienes raíces Donald Trump fue oficialmente elegido como el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos el lunes, después de que su victoria fuera confirmada por el voto requerido en el Colegio Electoral.   


Junto a Trump, el gobernador de Indiana, Mike Pence fue confirmado como vicepresidente. 

Trump logró el apoyo de 304 miembros del Colegio Electoral de los 306 que necesitaba, según el resultado de la votación popular del pasado 8 de noviembre.

La rival de Trump, la demócrata Hillary Clinton obtuvo 221 de los 232 votos requeridos. Cuatro compromisarios que deberían haber votado por Clinton lo hicieron por otros candidatos.

Los antecedentes

Los estadounidenses sabían desde principios de noviembre que Trump, un republicano que por primera vez fue candidato a presidente, asumiría la Casa Blanca al juramentar al cargo el 20 de enero. 

Sin embargo, las elecciones presidenciales de Estados Unidos no se determinan por el resultado del voto en el día de los comicios, sino por los resultados individuales de los comicios en los 50 estados de la nación y Washington D.C. y luego por los 538 electores que votan en el Colegio Electoral. 


El lunes, en una tradición que se conserva desde la fundación de la República, los electores de cada estado y el Distrito de Columbia, votaron en sus respectivas capitales y Trump, como se esperaba, superó los 270 votos que necesitaba para ganar un mandato de cuatro años como líder de los estadounidenses. 

Partidarios acérrimos de su rival demócrata Hillary Clinton habían exigido que los electores que debían votar por Trump le retiraran el apoyo, alegando que Clinton lo derrotó por cerca de 2,9 millones de votos en el conteo popular. Algunos protestaron el lunes frente a las capitales estatales en un último esfuerzo por negar la victoria a Trump. 

Pero a medida que cada estado reportaba su voto al Colegio Electoral, los electores que habían prometido votar por Trump basado en los resultados de la elección estado por estado, se mantuvieron firmes y le aseguraron la victoria. 

Incluso con Clinton liderando el voto popular, Trump ganó, aunque algunas veces con muy poco, en 31 de las 50 contiendas estatales, para alzarse con la mayoría en el Colegio Electoral. 

En la mayoría de los años electorales, el voto del Colegio Electoral es meramente una formalidad, pero no en este año. 

Debido a la cerrada y disputada contienda y a la continua oposición a la victoria de Trump por parte de muchos seguidores de Clinton, miles de estadounidenses bombardearon a los 306 electores republicanos con mensajes de correo electrónico y llamadas telefónicas para exigirles que rechacen a Trump, y voten por Clinton o por otro republicano más aceptable. 


Si 37 o más electores republicanos hubieran rechazado a Trump y ningún otro candidato tuviera los 270 votos o más necesarios, el Congreso dominado por los republicanos habría tenido que elegir al presidente. 

El proceso se llevó a cabo en medio de protestas en los 50 estados de Estados Unidos, buscando cambiar la forma de pensar y de votar de los miembros de los Colegios Electorales. 

(Fuente: TeleSURtv/EFE/VOA)