20161218140501-michael-diegmann-md-projektmanagement-gmbh.jpg


18 de diciembre de 2016
7:18:02 a.m.

 “Estoy muy orgulloso de trabajar siempre para Cuba”, afirmó Michael Diegmann, propietario y presidente de la empresa alemana MD Projektmanagement GmbH, quien colabora junto a la Oficina del Historiador de La Habana (OHCH) en la restauración de varias obras del Centro histórico capitalino, entre ellas el Capitolio Nacional. 


El máximo premio otorgado por la Academia Bernhard Remmers recayó este año en la empresa que dirige Diegmann, justamente por sus labores en este sitio, Monumento Nacional, una de las joyas arquitectónicas más admirables de Cuba. 

“Para mí es un gran honor trabajar junto a la Oficina del Historiador. Estos edificios significan mucho. La labor que hacemos con el Doctor Eusebio Leal Spengler es un gran privilegio, y gracias a su confianza estamos aquí. Nosotros no vendemos productos, vendemos soluciones y esa es la diferencia con otras empresas. En el caso del Capitolio nos concentramos mucho en sus características, resistencia, coloración. Tenemos una solución especial para este inmueble”, afirmó Michael Diegmann. 

   

Desde hace 9 años MD Projektmanagement GmbH se encarga de buscar soluciones especiales en Cuba. La fachada de la Catedral de La Habana, el cementerio de Santa Ifigenia y el Mausoleo del II Frente Oriental, en Santiago de Cuba, son ejemplos del quehacer de dicha empresa y su compromiso con el patrimonio cubano.

“El patrimonio cubano para mí es muy importante. Es un gran honor ser tan siquiera un pequeño elemento en todo este proceso junto al Doctor Leal. Si la gente está feliz con los resultados, yo también lo estoy. En mi equipo tenemos una frase: trabajando juntos todo es posible y ese pensamiento también lo aplicamos aquí en La Habana Vieja”, declaró.

“Tenemos un plan hasta el 500 aniversario de La Habana y diferentes proyectos hasta el 2019. En el próximo año seguiremos trabajando en el Capitolio, también en el Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales, El Templete y la limpieza y restauración de la Basílica Menor y Convento San Francisco de Asís. Esos son edificios muy especiales”, acotó.

La Academia Bernhard Remmers otorga su máximo galardón por los servicios en la conservación arquitectónica. Artesanos, planificadores, arquitectos, desarrolladores y conservacionistas otorgan dicho premio por los logros sobresalientes en el área de la conservación.

Premios a nivel internacional que avalan la calidad. Todo por el patrimonio cubano. 

(Fuente: HR /Jaime Masó Torres)