20161028001820-intersex3.png

 

6:09:05 p.m. 

¿Niño niña o intersex? La interrogante sirvió como pretexto para abordar, desde diversas disciplinas, las problemáticas de las personas intersex en la sociedad cubana actual, durante la sesión científica mensual, efectuada en la tarde de ayer, en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) con la presencia de la MsC. Adriana Agramonte Machado, experta en Psicología Clínica y especialistas de la institución.

Aunque no resulte común, la intersexualidad, condición biológica que se presenta cuando hay una diferencia entre los genitales internos y externos, es decir, cuando la anatomía no encaja con las definiciones típicas de hombre o mujer, según señala la Intersex Society of North America, constituye una realidad a nivel global, actualmente.

Con su conferencia Intersexualidades: Posicionamientos actuales y desafíos a la investigación y la práctica profesional, la psicóloga del Instituto Nacional de Endocrinología, conversó sobre las etiquetas impuestas por el modelo binario y heteronormativo, los cuerpos, las identidades y el sexo y género de los seres humanos.

Mujeres con vello facial o que no menstrúan y hombres con penes “pequeños” o con pechos, estuvieron entre los ejemplos mencionados por la especialista que evidencian las distintas corporalidades que existen hoy día.

“La amplia variabilidad del desarrollo psicosexual de una persona intersex está relacionada con múltiples factores biológicos y psicológicos, e incluso algunos que están por descubrirse”, aseguró.

Según la psicóloga, no sumir la intersexualidad como un trastorno y no eneralizar resultan factores decisivos para comprender esta condición, donde el prejuicio es lo que más lacera.

“Las criaturas nacen y se someten a una o varias intervenciones quirúrgicas sin su consentimiento. Muchas veces no conocen de la existencia de la condición y les cuesta entender por qué pasaron tanto tiempo, cuando eran pequeños(as), asistiendo a consulta”, explicó la psiquiatra Ada C. Alfonso.

A ello la especialista añadió que dichas criaturas siempre tienen las de perder puesto que se hayan desprotegidas legalmente y, muchas veces, no se piensa realmente en su bienestar.

(Fuente: CI)