20161020014612-eu-hillary-clinton-donald-trump-milima20161019-0236-11.jpg

 

7:23:48 p.m.

Casi a punto de inciar el duelo final televisivo entre los dos candidatos a la Casa Blanca (18.00 hora local, las nueve de la noche en la costa Este de EE.UU.) y a 19 días de la elección, Hillary Clinton aventaja por nueve puntos a Donald Trump, quien  se juega el «doble o nada». Los candidatos republicano y demócrata se enfrentan por tercera vez cara a cara en el foro de la Universidad de Nevada, en Las Vegas.

Con una ventaja de más de nueve puntos, la candidata demócrata Hillary Clinton enfrentará hoy a su rival republicano Donald Trump, en el tercer debate presidencial, que no presagia nada diferente a los anteriores... o sí.

Según el último sondeo de Bloomberg, la exprimera dama demócrata aparece con un 47% frente al 38 % del magnate republicano. El tercer candidato, el libertario Gary Johnson, está en el 8%, mientras la candidata de los Verdes, Jill Stein, tiene el 3%. El 5% de los entrevistados son indecisos, no irán a votar o se niegan a expresar su preferencia.

¿Puede ganar Donald Trump la elección y alcanzar la Casa Blanca? 

Es la pregunta más repetida desde que el magnate neoyorquino venciera las primarias republicanas, destrozando todos los pronósticos. Particularmente, no lo creo. Mas, lo expertos sí, aunque aclaran que “lo tiene muy difícil”.

Trump  aparece con la desventaja más grande de un candidato en décadas, a estas alturas. Pero la mayoría se mantiene aún en la prudencia, consciente de que esta inédita campaña, cargada de desagradables sorpresas, puede que aún no lo haya dicho todo.

Como si de una montaña rusa se tratara, la campaña presidencial arrancó con un favoritismo indiscutible de Hillary Clinton, en los primeros meses; derivó en el empate técnico que llegaron a registrar las encuestas tras el verano, en un momento de extrema debilidad de la demócrata y de creciente auge del candidato republicano, y ha vuelto recientemente a abrir la brecha de siete puntos (de media), que sitúa otra vez a Clinton claramente en cabeza.

El Thomas & Mack Center de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), acoge este miércoles el último debate. Como los dos anteriores, tendrá lugar a las nueve de la noche hora de Washington y durará una hora y media. Moderado por Chris Wallace, de la cadena Fox, se vuelve al formato del primero: preguntas del periodista y cara a cara, con réplicas y contrarréplicas entre ambos. 

Nada nuevo “bajo el sol” de Las Vegas esta noche

Si algunos piensan que vieron todo en materia de ofensas y ataques en los encuentros precedentes celebrados en la Universidad Longwood, en Farmville, estado de Virginia, el pasado 4 de octubre, o en la Universidad Washington, en San Louis, Misuri, el 9 de ese mes, están errados. 

Lo mismo con lo mismo. Trump llegará a la Universidad de Nevada, en Las Vegas, armado de todo su arsenal, tratando de desmoralizar a su oponente demócrata, y a su vez, intentando captar nuevos votos que reduzcan la evidente diferencia que reflejan varias encuestas nacionales.

El multimillonario neoyorquino traerá al debate de este miércoles, la acusación que expuso hace unos días a los del partido azul, por un supuesto amaño de las elecciones que se celebrarán el 8 de noviembre próximo, tema que le rebatieron con firmeza funcionarios gubernamentales, electorales y partidistas.

Obvio que esta noche Trump insistirá además, en presentar como tema principal la presunta culpabilidad de Clinton por el mal uso de cuentas privadas de correos electrónicos durante su mandato en el Departamento de Estado, y no es de dudar que de chistera saque algo más desmoralizador para su contraria.

En resumen,  según los analistas, estas son las claves del debate: 

  • Trump, más outsider que nunca, denunciará «amaños»
  • Clinton, conservadora, expondrá menos y estará a la defensiva. 
  • Los efectos de las denuncias sexuales contra Trump.
  • Los e-mails de Hillary y la última baza del magnate. 
  • La ofensiva de Trump contra los medios y el moderador de la Fox. 
  • La ruptura de Trump con el Partido Republicano.
  • Hillary y el republicano moderado: Rusia y Wikileaks.
Hasta ahora, Trump ha enseñado muy poco de la ecuanimidad que debe caracterizar al futuro presidente de Estados Unidos. 

En los dos primeros debates frente a Clinton, se comportó errático, a veces indeciso y nada convincente, características que se acentuaron después que estalló el escándalo de las "libertades sexuales" del magnate inmobiliario y su poco respeto a las mujeres.

En Nevada cerrará el ciclo de debates presidenciales, a 19 días de las elecciones, y todavía restan temas tan importantes como la economía, inmigración, finanzas, derechos humanos, racismo, uso de armas y seguridad social, que no tuvieron protagonismo ni en las discusiones de Nueva York ni en Misuri.

(Fuentes: Agencias/VOA/PL/ABC)