7:11:02 p.m. 

La influyente banda californiana se presentará en la capital como parte del Festival Habanarte. Se escuchará en vivo en La Habana cuando esta icónica banda estadounidense suba el próximo viernes a las 10: 00 p.m. al Salón Rosado de la Tropical para ofrecer un concierto que vienen preparando desde el pasado mes de marzo. (Vídeo: Lollapalooza, una especie de Woodstock para para darle un espaldarazo a las diferentes tendencias del rock alternativo y mostrarlas en todo su esplendor en la escena estadounidense). 

Jane’s Addiction —y sobre todo su vocalista Perry Farrel—l, sentó las primeras bases del rock alternativo, un movimiento con ribetes antisistema que devolvió al rock su rostro independiente e iconoclasta y lo alejó (en los años 90) del negocio en que lo habían convertido las trasnacionales de la música. Encima, ganaron para su causa a miles de jóvenes que no sabían qué hacer con sus vidas y vieron en bandas como Jane’s una respuesta al vacío que los cercaba. 

La alineación californiana es un símbolo de una década en que el rock and roll se movía en el circuito más underground y los grupos recorrían las rutas norteamericanas tocando en tugurios de mala muerte hasta que algunos comenzaron a cobrar popularidad y finalmente el boca-a-boca hizo el resto. Las empresas discográficas, entonces, descubrieron el enorme potencial del movimiento que surgía y persiguieron por todo el país, casi con locura, a cualquier banda que perteneciera o se acercara a la filosofía del rock alternativo. 

Jane’s Addiction fue armada en 1986 por Perry Farrell, artista integral donde los haya, quien venía de dejar las filas de su primera banda, Psi Com. La escudería, que en sus inicios estableció su line up definitivo con las incorporaciones del baterista Stephen Perkins, el bajista Eric Avery y el camaleónico guitarrista Dave Navarro, grabó su primer material homónimo en Los Ángeles en 1987 y un año después publicaron ese clásico que es Nothing’sshocking. El disco, en el que intervino Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers, vendió millones de copias gracias a temas como Jane Says. 

Para muchos este álbum es el clásico de su repertorio, pero Ritual de lo habitual (1990) fue un disco que, como el Nevermind de Nirvana, se transformó en un grito generacional y marcó la consagración de la banda en una escena en la que ya comenzaban a nacer pesos pesados del grunge. El álbum, además, reveló todas las facetas sonoras de la banda, sus exploraciones con el punk y el metal,y el lado más explosivoy creativo de sus integrantes. 

Durante la época Farrell alternó sus compromisos con J el festival Lollapalooza, una especie de Woodstock para las nuevas generaciones que el propio vocalista fundó para darle un espaldarazo a las diferentes tendencias del rock alternativo y mostrarlas en todo su esplendor en la escena estadounidense. 

La banda, por aquellos tiempos, ya giraba sin descanso por Estados Unidos y se movían en ese mundo de excesos al límite que, junto a sus conflictos internos, llevaron a la primera disolución del grupo en1991. 

Tras la separación, Farrell armó Porno forPyros, una alineación que no fue segunda de nadie gracias a discos como el magnífico GoodGod’s Urge. Luego de varias reunificaciones y rupturas la formación original de Jane’s, decidió unirse en 2004 hasta que el bajista Eric Avery eligió abandonar sus filas y fue remplazado por Duff Mckagan, de GunsN’ Roses

Aparte de sus giras con Jane’s, Farrell se ha involucrado en proyectos benéficos como Jubilee 2000, una iniciativa que busca condonar la deuda de los países subdesarrollados. Esa intención descansa en el centro de sus giras planetarias como DJ Peretz, una faceta con la que el vocalista incursionaen la música electrónica y que atraviesa su primer disco como solista Songyetto be sung. 

Jane’s Addiction, ha continuado publicando discos como Strays, Up from the Catacombs y The Great Escape Artist y está considerado un grupo de culto en la escena rockera internacional. Su formación actual está integrada por Farrell, Dave Navarro, Stephen Perkins y Chris Chaney.


Jane’s Addiction, ha continuado publicando discos como Strays, Up from the Catacombs y The Great Escape Artist y está considerado un grupo de culto en la escena rockera internacional.  El grupo, que está celebrando los 25 años la grabación de Ritual de lo habitual con una gira mundial, posiblemente no se conozca demasiado en Cuba.

Sin embargo, tengan la certeza de que estaremos ante una formación muy simbólica que resume una de las grandes etapas del rock estadounidense y mantiene una explosiva puesta en escena, como si todavía sus integrantes fueran los jóvenes inconformes que a mediados de los 80 comenzaron su adicción a Jane.

(Fuente: Granma)