20160809035821-angina-de-pecho-3.jpg

 

9:58:16 p.m.

El tratamiento de la angina refractaria con la tecnología cardiospec, que consiste en ondas de choque ultrasónicas de baja intensidad, logra buenos resultados en el Cardiocentro Ernesto Guevara, de esta ciudad, donde se aplica por vez primera en el país.

Esa dolencia, conocida como angina de pecho, causa dolor torácico, falta de aire y, consecuentemente, invalidez cardiovascular.

El tratamiento, que se practica con un generador de ondas de choque diseñado para adaptarse a las características clínicas y anatómicas de la cavidad torácica, es complementario al medicamentoso, pero reduce la utilización de medicinas y llega hasta eliminar, por ejemplo, el uso de la nitroglicerina.

Desde marzo pasado comenzó esta terapia, que no requiere anestesia ni hospitalización, destinada a pacientes a quienes resulta imposible operarlos o realizarles cardiología intervencionista.

Hasta este mes se ha aplicado a 19 pacientes, quienes experimentaron una mejoría ostensible, precisó el doctor Luis Manuel Reyes Hernández, especialista de primer grado en Cardiología en el Cardiocentro.

Reveló que el 94,7 por ciento de los tratados mejoró la función cardiaca, y casi el 70 por ciento no ha tenido que tomar más la nitroglicerina, fármaco empleado para aliviar el dolor precordial.

La angina de pecho

Cuando alguna de las arterias coronarias se obstruye de manera total o parcial, se produce una falta de riego sanguíneo al miocardio (músculo del corazón). Si esta obstrucción es temporal, solo durante unos minutos y después se recupera, hablamos de angina de pecho.

A pesar de los síntomas, debe confirmarse el diagnóstico, ya que hay muchas otras enfermedades (gastritis o hernia de hiato, artrosis cervical, anemia, etc.) que provocan síntomas similares.

¿Cuáles son sus causas?

Existen una serie de factores de riesgo no modificables (edad, sexo o antecedentes familiares) y otros modificables (tabaquismo, aumento del colesterol, hipertensión arterial, diabetes y obesidad) que favorecen la formación de placas de arteriosclerosis.

Estas lesiones arterioescleróticas provocan una disminución del diámetro de la luz vascular, así como una rigidez de esa zona de la arteria.

Síntomas

  • La opresión o malestar en la parte central del pecho (precordio)
  • En la boca del estómago (epigastrio)
  • Irradia hacia la mandíbula
  • El brazo izquierdo, aunque también puede hacerlo a ambos hombros,  brazos o muñecas
  • Aparece cuando se realiza un esfuerzo o se tiene cualquier otra sobrecarga de tipo físico o psíquico y se alivia con el cese de tal actividad.

Prevención

La angina de pecho se debe a la obstrucción coronaria (que se llama técnicamente aterosclerosis).

Ésta, a su vez, se produce por la conjunción de una predisposición genética (sobre la que, hoy por hoy, no podemos influir) y la presencia de otras circunstancias que se llaman factores de riesgo, como ya se ha comentado anteriormente.

Los más importantes son el tabaquismo, el aumento del colesterol en sangre, la hipertensión arterial y la diabetes.

Por tanto, el paciente con angina de pecho debe eliminar en lo posible estos factores para evitar que la enfermedad avance y los síntomas vuelvan o se agraven.

Para ello, los métodos esenciales son:

  • No fumar.
  • Hacer ejercicio aeróbico moderado.
  • Alimentarse de forma correcta.
  • Mantener en las cifras ideales los valores de presión arterial, de colesterol, de azúcar y de peso.

Tratamiento médico

El tratamiento dependerá sobre todo de la localización y grado de obstrucción de las arterias coronarias.

En primer lugar está el tratamiento médico con los fármacos antianginosos, que evitan o reducen el grado de isquemia aumentando el flujo de sangre al corazón (nitratos y calcioantagonistas) o aprovechando mejor la que llega (betabloqueantes,etc.).

En segundo lugar, la angioplastia (desobstrucción de las arterias coronarias en el mismo cateterismo cardíaco) y técnicas afines que permiten, en el propio cateterismo, desobstruir las arterias y, por lo tanto, restablecer el flujo de sangre al corazón haciendo desaparecer la angina.

Finalmente, en los casos más avanzados o en los que el resultado va a ser mejor que con la angioplastia, está la opción de la cirugía de derivación aorto-coronaria (bypass), que ofrece también resultados excelentes.

(Fuentes: CC/ VSM)