20160727195134-hillay-clinton-2.jpg

 

1:42:07 p.m. 

La Clinton se convierte en la primera mujer en ser candidata presidencial de uno de los principales partidos políticos de Estados Unidos, y tal vez se convierta en la primera mujer presidente en la historia de esa nación, gobernada por el primer afroamericano que llega a la Casa Blanca.

La ex secretaria de Estado de EE.UU. obtuvo en las elecciones primarias el número suficiente de delegados para garantizar su victoria en la Convención Demócrata en Filadelfia. Ahora, nominada como candidata presidencial a las elecciones de noviembre, el ex mandatario Bill Clinton, se empeñará en solicitar la difícil unidad partidaria.

En la campaña por la Casa Blanca, Clinton tendrá como rival al polémico y carismático multimillonario Donald Trump, quien hace una semana fue nominado formalmente como candidato del conservador Partido Republicano.

La división se hizo dolorosamente patente este lunes, en la primera jornada de la Convención Nacional, cuando cada vez que el nombre de Hillary era pronunciado por los oradores, la plenaria estallaba en un ensordecedor duelo de abucheos y vítores.

Al fin de la jornada, en el discurso más esperado del día, el propio Sanders formuló un dramático llamado a la unidad para garantizar la victoria de Clinton y la derrota de Trump.

“En estos momentos difíciles para nuestro país, esta elección debe servir para unirnos, no para dividirnos”, dijo Sanders. “Hillary Clinton será una extraordinaria presidenta, y estoy orgulloso de estar aquí esta noche a su lado”, añadió.

Criterio que Michelle Obama se ha encargado de ratificar cuando llamó la noche a la unidad del Partido Demócrata en torno a la candidatura de Hillary Clinton, en el segundo día de actividades de la Convención Nacional Demócrata.

 “Solo hay una persona calificada para ser presidenta y es Hillary Clinton”, dijo la Primera Dama de EE.UU. seguida de fuertes aplausos de los delegados reunidos en el Centro de Wells Fargo, en Filadelfia.

Michelle reclamó el apoyo de los seguidores del senador Bernie Sanders, y les pidió cerraran filas en torno a la candidatura de la exsecretaria de Estado, como mismo hizo Clinton en 2008, cuando perdió en las primarias partidistas frente a Obama.

La esposa del actual presidente de EE,UU. resaltó la posibilidad de que Hillary Clinton —abuela por segunda vez— se convierta en la primera mujer presidente en la historia de Estados Unidos, y reconoció el orgullo de ella y su familia por acompañar al primer afroamericano que llega a la Casa Blanca.

Michelle hizo referencia al importante tratamiento que ha ofrecido la candidata a los niños y dijo que “nuestros hijos están mirando”, y que en esta elección está en juego decidir “quién tendrá el poder para dar forma” a la vida de todos los chicos estadounidenses.