20160413115730-pinar-va-por-la-remontada-en-el-cepero.jpg

 

5:29:55 a.m. 

Los Vegueros pinareños lograron triunfar en los dos últimos desafíos de la gran final beisbolera. Ahora les toca regresar a Ciego y disfrutar los últimos choques de la temporada en el Cepero, donde los Tigres buscarán regalarle un segundo título a su afición, y los Vegueros por concretar la remontada. El viernes, en el José Ramón Cepero, Yosvani Torres buscará equilibrar la situación ante Dachel Duquesne. 

La historia del quinto partido de la final del béisbol cubano reafirma que los Vegueros pinareños nunca se dan por vencidos: salieron perdiendo desde el mismo capítulo inicial, arrinconados por la espeluznante velocidad en los senderos de Luis Robert Moirán, quien anotó la primera tras un doble robo demorado con Raúl González, ambos embasados por inatrapables contra el abridor Vladimir Baños. 

El derecho no tuvo un inicio como la del jueves anterior, cuando retiró siete episodios y permitió solo una limpia, sobre todo porque también en el segundo episodio recibió el castigo de la ofensiva avileña, liderada por un doble impulsor de Osvaldo Vázquez. 

Sin embargo, Baños corrigió el tiro, encontró el control con sus lanzamientos rompientes, los cuales colocó como un cuchillo en la esquina exterior, maniatando a buena parte de la artillería visitante. 

“El comienzo fue algo incierto, producto tal vez de un mal calentamiento, ya después me impuse. En el sexto se me salió un poco el cansancio, llevo trabajando cada cinco días y mucho desgaste en la temporada, pero afortunadamente logré retirar varias entradas”, destacó el diestro de los Vegueros, quien se marchó en la sexta entrada a las duchas con tres carreras en su cuenta y cinco ponches. 

Lázaro Blanco, el mismo verdugo de los pinareños la pasada semana, en esta ocasión no se presentó con la misma efectividad y aceptó cinco carreras y ocho inatrapables, que no se tradujeron en un mayor castigo gracias a los reiterados problemas occidentales en el corrido de las bases y el bateo oportuno en el primer tercio. 

“Fallamos al principio, pero después logramos un score amplio, y al final estuvimos un poco presionados por el empuje de los avileños y el descontrol de nuestros lanzadores. Puede ser que los haya golpeado la tensión, estamos debajo en el play off y no podemos fallar”, expresó a Granma el mentor Jorge Ricardo Ga­llardo, quien de nuevo contó con aporte vital de su tanda baja (Michael González, Andy Sarduy y Reinier León), autora de seis remolques. 

Particularmente, Sarduy tuvo una noche perfecta, con doble, triple y cuatro impulsadas, uno de sus mejores rendimientos en play off, incluso si contamos las anteriores experiencias con Villa Clara. “Necesitaba darle algo más al equipo, me sentí un poco tenso, pero estuve concentrado en los turnos y produje”, aseguró el intermedista, quien no dudó en confesar que el estadio Capitán San Luis fue abrumador en cada partido, con un público maravilloso. 

Ya con la ventaja en la pizarra, del cierre monticular por los pinareños se encargó Yaifredo Domínguez, efectivo entre séptimo y octavo, pero muy descontrolado en el noveno, cuando los Tigres marcaron cuatro y amenazaron con darle vuelta a la historia, pero Liván Moinelo selló el éxito con ponches a José Adolis García y Ariel Borrero. 

Ahora toca regresar a Ciego y disfrutar los últimos choques de la temporada en el Cepero, donde los Tigres buscarán regalarle un segundo título a su afición, y los Vegueros por concretar la remontada. El viernes  se prevé el duelo entre Yosvani Torres y Dachel Duquesne. 

(Fuente: Granma)

Lea también: