20160306135347-primer-ministro-li-keqiang-.jpg

 

7:33:15 a.m.

China tiene como fin mantener el alza de los precios al consumidor de este año en torno al 3 por ciento, según un informe sobre la labor del gobierno presentado hoy sábado por el primer ministro, Li Keqiang, en la sesión anual del órgano legislativo nacional.

La meta permanece sin cambios respecto a la del año 2015, pero el índice de precios al consumidor (IPC), un importante indicador de la inflación, solo creció un 1,4 por ciento el año pasado, el nivel más bajo de los últimos seis años.

Las razones de la baja inflación incluyen la ralentización económica y la bajada de los precios de las materias primas globales. Lastrada por una recesión del mercado inmobiliario, el exceso de capacidad industrial y una débil demanda global, la economía china creció un 6,9 por ciento interanual el año pasado, el ritmo más lento del último cuarto de siglo.

La baja inflación puede dañar la economía, puesto que negocios y consumidores individuales podrían posponer las adquisiciones al anticipar precios incluso más reducidos.

Los datos muestran una recuperación del IPC en enero, pero el alza del 1,8 por ciento no puede disipar el miedo a una persistente presión deflacionista, ya que fueron mayoritariamente factores estacionales, como precios de los alimentos más altos en torno al Año Nuevo lunar, los que causaron el repunte de la inflación.

(Fuente: Xinhua)