9:05:02 a.m. 

Este sábado, el papa Francisco rindió  culto a la virgen de Guadalupe, patrona de México, en su primera misa en ese país, en la que afirmó que “todos somos necesarios“, al margen del capital que tengan en sus bolsillos. 

Fue una de sus líneas de mensaje desde el principal templo mariano de América Latina, donde se reunieron más de 30 mil personas, incluido el presidente Enrique Peña Nieto, quien antes recibió oficialmente, y de manera inédita, al jefe del Estado Vaticano en el Palacio Nacional. 

Resultó una misa de alto contenido evangelizador y litúrgico en la que el jefe de la Iglesia Católica portó sus atributos pastorales y mencionó más de una vez a la virgen “morenita“, en alusión a la defensa de la identidad mexicana y de los mejores valores de este pueblo. 

Socorro, paciencia, perdón fueron algunos de los pedidos que hizo el Pontífice, quien estuvo acompañado por los obispos mexicanos, a quienes instó a la unidad y a decirse las cosas “de frente”, durante reunión previa, y crítica, en la Catedral Metropolitana. 

El Obispo de Roma abogó por la atención a los ancianos y de la juventud mexicana, tal y como lo hizo antes en el Palacio Nacional, donde llamó a “renovar” a este pueblo, que alberga a la segunda población católica en el planeta. 

Francisco arribó al templo mariano en un papamóvil, saludado por miles de personas a lo largo de su trayecto desde la Nunciatura, donde pernocta cada noche de su primera visita pastoral a México, que concluye en Ciudad Juárez, en el norteño estado de Chihuahua el 17 de febrero. 

Vitoreado por miles de fieles, el Papa ingresó a la Antigua Basílica de Guadalupe, inaugurada en 1709, en similar recorrido al que hizo en su momento la imagen de la Guadalupana, el 12 de octubre de 1976, cuando fue trasladada del antiguo templo hasta su actual altar, donde hoy ofició su santidad. 

El Papa nos dice cosas que son del día a día en este país, dijo Baldomera Guajardo, una anciana que amaneció aquí para esperar a Francisco. 

Ojalá su mensaje llegue a los políticos, y a los delincuentes, afirmó la feligresa mexicana quien dijo haber sido protagonista de las visitas de los tres últimos papas a México: Juan Pablo II, Benedicto XVI y el argentino Jorge Mario Bergoglio, el primero del hemisferio americano. 

Para este domingo Su Santidad tiene pactada otra misa, que también se anuncia multitudinaria, en el municipio de Ecatepec, estado de México, uno de los más populosos del país y marcado por la pobreza, violencia e incluso feminicidios. 

(Fuente: PL)