20160212231338-francisco-ya-esta-en-cuba.jpg


5:14:20 p.m.

El Presidente cubano Raúl Castro recibió al pie de la escalerilla del avión al Papa Francisco, quien arribó a La Habana a las 14:00 horas locales para reunirse con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kirill.

La sede de la cita es el propio aeropuerto José Martí de esta capital, donde se preparó especialmente el salón de protocolo para la reunión. No se espera que el pontífice salga de la terminal aérea mientras transcurre el encuentro. Kirill, arribó a la isla en la víspera, para una visita oficial a la isla que también lo llevará hacia varios países de Sudamérica.

Este será un encuentro trascendental, único e histórico entender el encuentro del Papa Francisco y el Patriarca de Moscú. ¿Por qué? Veamos las clasves para entenderlo:

1.- Católicos y ortodoxos han permanecido separados casi mil años 

El cisma que causó la separación de la Iglesia Católica y los ortodoxos se remonta al siglo IX cuando el emperador Miguel III depuso y exilió a Ignacio, el entonces Patriarca de Constantinopla, y lo reemplazó por un hombre llamado Focio. Su nombramiento fue considerado como una falta grave porque fue ordenado por un patriarca excomulgado y ocupó una sede que había sido usurpada. 

El reconocimiento de la legitimidad de Focio como patriarca generó una tensión entre el Papa Nicolás I y el clero de Constantinopla. Cuando el Pontífice pidió reponer a Ignacio y amenazar a Focio con la excomunión si no dejaba el puesto. Este último llegó a negar la autoridad del Papa y así se inició el proceso de lo que sería luego el cisma de Oriente que ocurrió en el año 1054. 

2.- Será el primer encuentro entre un Papa y el Patriarca de Moscú 

Los Papas han intentado acercarse al Patriarca de Moscú pero hasta ahora no habían tenido éxito para encontrarse. 

El Papa Juan Pablo II quiso encontrarse varias veces con Alexei II, el entonces Patriarca de Moscú, pero nunca lo consiguió. Esto se debió a la oposición de los ortodoxos “conservadores”. 

En el año 1996 Alexei II, rechazó una invitación para encontrarse con San Juan Pablo II en Hungría. En junio de 1997, cuando ya habían concretado el encuentro, el mismo Patriarca Alexei II canceló unos días antes el esperado encuentro con Juan Pablo II, que se iba a realizar el día 21 de ese mes en un monasterio cisterciense en las afueras de Viena (Austria). 

En 2004, se anunció que Juan Pablo II y Alexei II se encontrarían en Varsovia en el año 2005. Lamentablemente el Santo Padre falleció en abril de ese año. 

Benedicto XVI también intentó un encuentro, pero Alexei II indicó que se reuniría con el Santo Padre solo si la Santa Sede cumplía con el pedido del Patriarcado de que disminuya el trabajo de los misioneros católicos en Rusia y en Europa del Este, al que calificaban de “proselitismo”.  

3.- El Papa nunca ha estado en Rusia 

Durante su pontificado, Juan Pablo II quiso viajar a Rusia, pero tampoco se lo permitieron. En el año 2003 manifestó su deseo de visitar Rusia, específicamente Kazán, como escala en su viaje a Mongolia. La intención del Pontífice era devolver el ícono de Nuestra Señora de Kazán. 

El gobierno ruso recibió positivamente la noticia pero lamentablemente el patriarcado ortodoxo manifestó que el viaje no era “una razón para que el Papa Juan Pablo II visite Rusia”. 

En 2005, Mons. Giovanni Lajolo, el entonces Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, indicó que Benedicto XVI no visitaría Rusia si su llegada iba a causar tensión o descontento… así que el ahora Papa Emérito tampoco pudo ir. 

4.- Unidad  frente a la persecución que sufren los cristianos 

La persecución religiosa del Estado Islámico (ISIS) y los grupos extremistas en Medio Oriente afecta a los católicos y a los ortodoxos por igual. Los terroristas no reconocen diferencias entre las distintas confesiones cristianas, basta que sean “adoradores de la cruz” para identificarlos como enemigos, perseguirlos y acabar con ellos. 

Este genocidio contra los cristianos es una “señal de que la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa de Moscú deben estar más unidas. Se necesita esta unidad para responder al fundamentalismo religioso y para denunciar la persecución a los cristianos”, explicó a ACI Stampa -agencia del grupo ACI en italiano- Ioan Guaita, un monje ortodoxo de la parroquia San Cosme y San Damián de la capital rusa. 

5.- ¿Por qué Cuba? 

Porque es un territorio neutral. Según explicó Guaita, ni en Rusia ni en Italia existen las condiciones para realizar un “encuentro de esta naturaleza”. 

“Pero América es el nuevo mundo. Europa es el continente de la división mientras que América representa a un continente más joven. La elección de Cuba puede representar un mensaje de esperanza, una señal de que se pueden comenzar nuevas relaciones”, indicó. 

6.- San Juan Pablo y la “Protectora de Rusia” 

San Juan Pablo II tuvo un gesto muy importante con los rusos. En el año 2004 les devolvió el ícono de la Virgen de Kazán, las reliquia y el ícono más importante para los ortodoxos. Se le conoce como la Kazanskaya, la “Protectora de Rusia”. Es un símbolo de victoria y libertad y es patrona de millones de hogares rusos. 

En 1918, luego de la revolución rusa, los bolcheviques enviaron el ícono de Nuestra Señora de Kazán a Moscú. No se supo de él hasta después del a Primera Guerra Mundial, cuando apareció en una subasta de objetos preciosos en Polonia. Fue comparado por un magnate inglés y tras su muerte fue vendido. Los ortodoxos rusos recaudaron fondos para comprarlo pero el dinero fue robado. 

En 1970 el ícono fue subastado de nuevo y fue adquirido por el “Blue Army of Our Lady” (Ejército Azul de Nuestra Señora), una organización católica estadounidense que lo llevó a Portugal. Entonces dijeron a los rusos que se lo devolverían luego que se cumpliera la profecía de la Virgen de Fátima sobre la conversión de Rusia. 

La imagen permaneció en Portugal hasta 1993, hasta que se lo entregaron a San Juan Pablo II. Este ícono se convirtió en una de las devociones personales del Pontífice, que le encomendó a la Virgen de Kazán la protección y la conversión del pueblo ruso. El Pontífice lo mantuvo a su lado hasta que resolvió devolverlo. 

7.- Apertura de Rusia al mundo 

Esta es una razón netamente política. Actualmente Rusia está en un aislamiento diplomático con occidente. Por lo tanto, tener una relación con el Vaticano y una cercanía con el Papa, representa una oportunidad para pensar en “una Rusia con mayor apertura” y de acercarse a occidente. 

8.- Los ortodoxos rusos y los católicos tienen varias similitudes 

La iglesia ortodoxa tiene diversas semejanza con la Iglesia Católica porque ambas tienen la misma raíz en Jesucristo. Ambas tienen la misma fe en el Evangelio, veneran a la Virgen, reciben los sacramentos, celebran la Eucaristía, creen en la Santísima Trinidad y tienen ritos similares como la liturgia de las horas, celebran a los mismos santos, entre otros. 

El monje ortodoxo Guaita indicó que la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa son “baluartes de los valores tradicionales” en un mundo que se vuelve cada vez más inhumano. Por ello deben “estar más unidas”. 

9.- San Juan XXIII ya ha dejado una semilla en los ortodoxos rusos 

El llamado “Papa bueno”, adquirió una gran estima por las Iglesias ortodoxas cuando invitó a sus representantes a participar del Concilio Vaticano II como observadores. 

Asimismo, el fallecido Cardenal Johannes Willebrands, que fue presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, dijo que San Juan XXIII era considerado especialmente por los ortodoxos rusos como el “patrón del movimiento ecuménico”. 

10.- Tiene una importancia especial para los ortodoxos 

El Patriarcado de Constantinopla ha tenido un acercamiento progresivo hacia la Iglesia Católica. En los últimos años el líder de esa Iglesia, el Patriarca Bartolomé, se ha encontrado con el Papa Francisco en distintas ocasiones. Incluso durante su visita a Turquía el Santo Padre le pidió que lo bendijera. 

Este encuentro se realiza poco antes del Sínodo Panortodoxo (en el que participan todas las iglesias ortodoxos) en el que los líderes de todo el mundo se reunirán después de muchos años para dialogar sobre los temas más importantes para esta confesión cristiana. 

Según explicaron fuentes próximas al Patriarcado Ortodoxo de Moscú a ACI Stampa, ya que Bartolomé y Kirill tienen el mismo peso dentro de la Iglesia ortodoxa, y en vista de la importancia del próximo sínodo, conviene que Kirill tenga la misma apertura que ha demostrado el primero con la Iglesia Católica. 

(Fuente: CubadebateACIP)