20160117152406-septeto-nacional-cuba.jpg

 

9:19:57 a.m. 

El Septeto Nacional de Cuba actuó en el Lehman Center de El Bronx, junto a la emblemática Orquesta Broadway de Nueva York, ciudad donde grabaron sus primeros discos en el verano de 1927. 

¡Al Rojo Vivo! se nombra este espectáculo, en el cual estuvieron c invitados el tresero Yadil Guerra y el trompetista Agustín Someillán, pues la alineación cubana no pudo viajar completa debido a problemas con el visado. 

Según uno de los integrantes del grupo, el compositor, arreglista y productor Ricardo Oropesa, todavía hay dificultades para lograr un intercambio fluido, por ejemplo, en esta ocasión la embajada estadounidense denegó la visa a tres de los músicos. 

El Septeto Nacional de Cuba visitó la Gran Manzana en el verano de 1927 para grabar sus primeros discos y también en 1933, a la Feria Un siglo de progreso de Chicago, donde obtuvieron la medalla de oro. 

Ahora, la agrupación figura entre las de mayor tradición "sonera" en la isla caribeña y también cultiva otros géneros como la guajira y el bolero. 

Su fundador, Ignacio Piñeiro, ahondó en las más profundas esencias del son -nacido en la región oriental cubana de una fusión de ritmos africanos y canciones de la herencia española- y lo enriqueció tanto en su melodía como en su lírica. 

El Septeto Nacional de Cuba está considerado entre los referentes principales del son y posee una amplia discografía que abarca los CD Sin rumba no hay son, Más Cuba libres, Havana Mood, del Son, Hecho en Cuba y Son soneando. En 2013 fueron nominados al Grammy Latino por el doble CD-álbum La Habana tiene son. 

Su más reciente placa, El más grande y Universal (Bis Music), incluye 14 temas y sale a la venta en marzo, aunque ya puede ser adquirido en versión digital en varias plataformas de Internet. 

(Fuente: CubaSi)