20151010171639-dilma-brasil.jpg

 

11:16:18 a.m. 

Según el diario Folha de San Pablo, la mandataria brasileña hizo esa afirmación durante la reunión de emergencia realizada en el Palacio del Planalto, de acuerdo con el relato de tres ministros del gabinete presidencial. 

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, advirtió ante sus ministros que la oposición busca derrocarla con un plan que definió como “golpe a la paraguaya”, en referencia a la destitución en tiempo record, en el 2012, del entonces presidente paraguayo Fernando Lugo. 

Según la prensa local, Rousseff hizo esa afirmación durante la reunión de emergencia realizada en el Palacio del Planalto, en la que aludió a “un golpe democrático a la paraguaya” de acuerdo con el relato de tres ministros de su gabinete. 

De acuerdo con esas fuentes, la mandataria advirtió, con todo, que “sólo que Brasil no es Paraguay, porque aquí tenemos instituciones fuertes”, publicó el diario Folha de San Pablo. 

En 2012, el Congreso de Paraguay juzgó y destituyó al presidente Lugo, por su responsabilidad en la llamada masacre de Curuguaty, en la que murieron 17 personas, durante el desalojo de un predio ocupado por campesinos. 

La situación permite algún paralelo con Brasil porque la salida de Lugo fue impulsada por sectores del partido Liberal Radical (PLRA), que hasta ahí eran aliados del ex obispo, algo parecido a lo que ocurre ahora con el PMDB, que integra la coalición oficialista, pero que tiene grupos decididamente opositores. 

En Paraguay asumió entonces el liberal vicepresidente Federico Franco, y Brasil votó por la suspensión de Asunción como miembro del Mercosur hasta la celebración de nuevas elecciones. 

La hipótesis de un procesamiento contra Rousseff se robusteció luego de que el Tribunal de Cuentas de la Unión emitió un fallo contra la jefa de Estado por considerar que violó la Ley de Responsabilidad Fiscal al ocultar gastos en 2014. 

En defensa de la mandataria salió hoy el ministro jefe de la Casa Civil, Jaques Wagner, para quien Rousseff es “una guerrera”, que está lista para enfrentar la eventual causa que se le abrirá en el Congreso en busca de despejar el camino hacia un “impeachment”. 

“La presidenta es una guerrera; ella actúa muy bien frente a las dificultades. Enfrentó con respeto la decisión del Tribunal de Cuentas de la Unión y vamos a dar batalla en el juzgamiento que habrá en el Congreso”, aseguró Wagner. 

La decisión del miércoles del Tribunal de Cuentas fue girada al Congreso, donde será analizada por una comisión bicameral y si ese delito se confirma esto será causal de la apertura de un proceso de juicio de impedimento o “impeachment”. 

La presidenta, que hoy llegó a Colombia para una visita suspendida dos veces debido a la crisis, está “tranquila” ante el agravamiento del cuadro político, señaló el ministro Wagner. 

Wagner, que asumió su cargo el lunes pasado, reconoció que el gobierno está “preocupado” ante

el Partido de la Socialdemocracia y otras fuerzas opositoras que pueden lanzar iniciativas “en cualquier momento” para facilitar el juicio por impedimento. 

(Fuente: Contrainjerencia)