20150912230128-davos-de-verano.jpg

 

4:55:03 p.m. 

Economistas y dirigentes empresariales participantes en el Foro Davos de Verano coincidieron en que la innovación y el espíritu emprendedor se convertirán en los nuevos motores económicos de China. 

Los expertos hicieron el pronóstico después del discurso pronunciado por el primer ministro de China, Li Keqiang, en el foro, sostenido en la ciudad portuaria china de Dalian.

Li destacó la innovación y el espíritu emprendedor como puntos clave del crecimiento de China, durante su discurso pronunciado el jueves. También dijo que la creatividad es el mayor recurso para el desarrollo, y que las millones de pequeñas y micro empresas son la esperanza y el futuro de la nación.

Esas declaraciones tuvieron eco en muchos de los asistentes.

"En el contexto de una ola global de innovación, es positivo ver que China hace esfuerzos para mejorar la innovación con el fin de mejorar la capacidad de producción. Esto cambiará fundamentalmente la estructura de crecimiento económico de China", mencionó Zhu Min, vicepresidente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otro asistente al foro, Qin Hongtao, presidente de la compañía de administración de inversiones con sede en Beijing, dijo que el discurso de Li alentará a las compañías innovadoras de China.

"Creo que la ola (de innovación y espíritu emprendedor) también impulsará nuestros negocios y servirá como factor de crecimiento para las empresas", dijo Qin.

El gobierno de China introdujo una serie de medidas favorables, como la reducción de la burocracia y descuentos fiscales, para impulsar el establecimiento de negocios y las firmas innovadoras. Todos los días se registran nuevas firmas, muchas de ellas de los sectores de alta tecnología.

El creciente número de firmas explica la robusta creación de empleos en China a pesar de las adversidades económicas, en tanto que las políticas preferenciales han impulsado un rápido desarrollo de las industrias de alta tecnología.

La producción de industrias de alta tecnología se expandió más rápido en julio que en el mes anterior, con un aumento de 9,6 por ciento anual, mientras que el crecimiento de la producción industrial general se desaceleró a 6 por ciento.

En contraste con los deslucidos indicadores económicos, las industrias de alta tecnología y el creciente entusiasmo del espíritu emprendedor se han convertido en puntos prometedores en la economía.

La economía de China creció 7 por ciento en el primer semestre de este año, el ritmo más lento desde que empezó la crisis financiera global en 2008. Después de años de un alto grado de crecimiento, los estadistas tratan de conducir la economía hacia un camino sostenible.

Ma Liya, analista en jefe de Management Development Services Ltd. en Beijing, declaró que China puede lograr un desarrollo sostenible gracias a la innovación.

"En años pasados hemos atestiguado los logros de China en materia de desarrollo", expresó Ma. "Pienso que el discurso que pronunció (el primer ministro chino) Li envía señales de esperanza de que China siempre tendrá un papel positivo en el crecimiento sostenible global en el futuro".

(Fuente: CRI)