20150830044129-oriana-fallaci.jpg


10:35:16 p.m.

Los escritos contra el Islam, publicados en diarios italianos por la periodista Oriana Fallaci al final de su vida y que le granjearon espinosas críticas de parte de la izquierda y grandes elogios desde la derecha, serán publicados próximamente en Italia y amenaza con reverdecer controversias.

"Tenemos miedo de no ser bastante alineados, obedientes y serviles y de ser excomulgados con el exilio moral que las democracias débiles y exangUes infligen a sus ciudadanos. En una palabra tenemos miedo de ser libres, de asumir riesgos y de ser valientes", declara Fallaci en un artículo fechado en 2005, un año antes de su muerte a los 77 años.

Los texto de la italiana no ha perdido un ápice de su actualidad y es por eso que la editora Rizzoli de Milán lo estará reeditando desde el 3 de septiembre, bajo un emblemático título "Las raíces del odio: mi verdad sobre el Islam".

Si en 2001 Osama Bin Laden podía organizar el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, hoy el autodenominado Califato siembra el terror, secuestra, asesina y derrumba con la dinamita los símbolos más antiguos de la civilización occidental.

Lobos solitarios que acechan en trenes, atentados suicidas que pueden sobrevenir en cualquier capital europea y europeos convertidos al islamismo más radical le dan sentido nuevamente a los textos de la legendaria escritora y reportera, pero también los cargan de controversia.

El libro demuestra, de todos modos, con algunos fragmentos inéditos, que el vuelco anti-islámico de Fallaci no fue producto de sus últimos años ya que en uno de sus primeros artículos escribía con ira y amargura: "he visto mujeres musulmanas cuya vida vale menos de la de una vaca o un camello".

Y agrega: "existen mujeres en el mundo que todavía viven escondidas debajo de la espesa niebla de un velo como si fueran las barras de una prisión". Son palabras sacadas de su primer reportaje sobre la condición de la mujer en los países islámicos, desde el Atlántico al Indico, donde "a pesar de algunos fermentos de rebelión", las reglas reservadas a las mujeres no han cambiado durante siglos, apunta con dureza crítica.

Toda su vida y a lo largo de su extraordinaria carrera, Oriana Fallaci tuvo más de un contacto con el mundo islámico, entrevistando a Yasser Arafat y a los líderes de la guerrilla de Al Fatah contra el estado israelí, a una terrorista responsable de un atentado en Jerusalén, pero también a todas las partes enfrentadas, desde los israelíes Golda Meir y Ariel Sharon, al rey de Jordania Hussein pasando por el ayatolá Khomeini y el líder libio Muhammar Kadafi.

También se encontró con los sobrevivientes del ataque al pabellón israelí en los Juegos Olímpicos de Munich 1972 y se introdujo en el desierto de Medio Oriente para hablar de la primera Guerra del Golfo que derivó en el ataque del 11 de septiembre en Nueva York.

Tras eso escribió su polémico artículo "Carta sobre la guerra que los hijos de Alá han declarado a Occidente", que sus detractores consideraron "un panfleto".

"Oriana Fallacci —escribe en el prólogo de la nueva publicación la periodista Lucia Annunziata— afrontó sin tapujos ni concesiones y con férrea simplicidad la guerra entre Occidente y el Islam. Entenderla hoy es entender las razones de sus grandes cualidades como periodista"

(Fuente: ANSA)