20150830043611-picasso-en-brasil.jpg

 

10:29:43 p.m. 

El Centro Cultural del Banco de Brasil (CCBB) de Río de Janeiro alberga hasta el 7 de septiembre, la exposición Picasso y la modernidad española, centrada en la obra del genial artista malagueño y su influencia en los artistas ibéricos del s.XXI. 

Gracias a la gestión de la Fundación Mapfre y a la cesión de un total de 90 obras por parte del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, y asesorados por el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Málaga, Eugenio Carmona, la exposición pretende repetir el éxito de afluencia en Sao Paulo. 

La concepción singular de Pablo Picasso del arte moderno y su influencia en otros artistas españoles del momento como Juan Gris, Salvador Dalí, Joan Miró, Júlio Gonzalez u Oscar Domínguez, es abordada por la exposición a través de ocho módulos diferenciados con un cronología de las obras entre 1910 y 1963. 

En la sección "Picasso, el trabajo del artista" y "Variaciones", el espectador inicia su viaje al universo picassiano con los elementos que relacionaron al malagueño con la modernidad vivida por el arte del momento en Europa. 

Ya a través de la exposición formal de sus obras en "Idea y Forma", "Signo, superficie y Espacio", comienza a entenderse la concepción del autor como padre del estilo pictórico cubista que culmina en las secciones "Realidad y superrealidad" y "Naturaleza y cultura", donde se exponen los procesos que le guiaron en la composición de su ópera prima: "Guernica". 

Aunque no esté presente en la exposición, permaneciendo en España desde su definitivo regreso del MoMa de Nueva York en 1981, la obra más allá de suponer la culminación de su arte supuso un manifiesto de apelo a la paz universal y un símbolo de la resistencia del pueblo español ante la barbarie fascista del general Franco y la Alemania nazi, cuya Luftwaffe fue la encargada de efectuar el primer bombardeo sobre una población civil en 1937. 

No obstante, la obra "El monstruo y la tragedia", ubicada en una sala con paredes oscuras a diferencia del resto de las obras, se acompaña de los bocetos y garabatos que anticiparon la culminación de la obra que llegó a obsesionar al artista:"Cabeza de caballo", "Estudio para una cabeza llorando (I)" y "Estudio para la composición del Guernica (VII)", todas ellas de 1937. 

En el último módulo "En dirección a otra modernidad", en torno a 1950 según la secuencia cronológica seguida, el visitante contemplará las últimas obras de Picasso como "El pintor y la modelo"(1963) junto a la obra del catalán Antoni Tápies, "Marrón con huellas de dedos laterales"(1958), la cual se considera la primera obra de la modernidad española que trasciende el lenguaje de Picasso. 

Hasta llegar a este punto, el público se habrá deparado, además, con las obras de María Blachard, Alfonso Ponce de León, Joaquín Torres-García, Rafael Barradas, Josep de Togeres, Maruja Mallo —una de las mujeres de la geranción del 27- y hasta llegar a la modernidad que representan Tapies, Antonio Saura y Chillida. 

Como novedad añadida, ocho diseños inéditos de Pablo Picasso serán mostrados en la exposición de Río de Janeiro que intentará batir el récord de visitas que estableció la muestra sobre el surrealismo de Salvador Dalí durante el Mundial de Fútbol de 2014, con más de 600.000 visitas, confirmando la preferencia del público brasileño por el arte moderno español. 

(Fuente: msn)