20150818140941-maquinaria-odyssey-ai-24072013.jpg

 

8:01:50 a.m. 

España inspecciona el yacimiento submarino de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes con el fin de comprobar la expoliación realizada en 2007 por la empresa caza-tesoros estadounidense Odyssey. 

El navío perteneciente a la Armada Española fue botado en el puerto de La Habana en 1786 y formaba parte del convoy que cubría la ruta comercial entre América y España.

El buque fue hundido por la armada británica en 1804, sin declaración previa de guerra, cerca del puerto de Cádiz con un rico cargamento enviado del Virreinato del Perú con destino a la Real Hacienda. 

En 2007 la empresa Odyssey extrajo esas riquezas que, tras un largo litigio, fueron entregadas al gobierno de España hace tres años. 

La expedición iniciada hoy se extenderá hasta el 24 de agosto, regentada por el Ministerio de Cultura, liderada por el director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática, Iván Negueruela, con apoyo del Museo Naval y del Instituto Español de Oceanografía. 

Para tal fin fueron destinados el buque de investigación Ángeles Alvariño y el robot submarino ROV Liropus 2000. 

Odyssey halló el pecio en el golfo de Cádiz con unas 500 mil monedas de plata y oro de la época de Carlos IV acuñadas en Lima en 1803, de las cuales 30 mil se exhiben en el Museo Arqueológico Provincial de Alicante. 

Esa muestra incluye un modelo de la Mercedes que reproduce los procedimientos seguidos en el astillero de La Habana, donde fue construida, y documentos como el oficio firmado por el primer ministro Manuel Godoy, quien autorizó el último viaje de la fragata. 

(Fuente: PL)