20150806150451-medicamento-para-frenar-el-alzheimer.jpg

 

9:03:07 a.m.

Aunque todos los medicamentos que prometían atenuar los estragos del Alzheimer han fracasado, los expertos admiten tener esperanzas de que una nueva sustancia pueda frenar la pérdida de la memoria.

Las empresas farmacéuticas Eli Lilly, Roche y Biogen dejaron saber recientemente que trabajan conjuntamente en la fabricación de un producto que puede frenar el progreso de esa dolencia. El último anuncio se hizo el 22 de julio en Washington.

En una conferencia internacional sobre Alzheimer se informó que el nuevo medicamento tiene en la mira los sedimentos de albúmina en el cerebro, una de las principales causas de la enfermedad. Esos depósitos proteicos destruyen las células nerviosas. Y mientras más células nerviosas desaparecen, más se encoge el cerebro.

El plan de los científicos a cargo de las investigaciones es conseguir que los nuevos compuestos —se trata, en realidad, de anticuerpos especiales— destruyan los depósitos de albúmina indirectamente.

Todo apunta a que los anticuerpos en cuestión estimulan al sistema inmunológico humano, “persuadiéndolo” de detener la proliferación excesiva de albúmina —el cerebro siempre produce albúmina— y hasta de disolver esos depósitos proteicos. “Si los pacientes consumen esta sustancia a tiempo y durante un período razonable pueden contribuir a frenar la pérdida de la memoria”, sostiene Christian Haas, del Centro Alemán para las Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE, sus siglas en alemán), que tiene su sede en Múnich.

“Esta es la primera vez que sentimos esperanzas serias”, asegura el experto, aclarando, eso sí, que aún si los experimentos pendientes culminan exitosamente, pasará mucho tiempo antes de que un medicamento contra el Alzheimer salga a la venta.

“Hay cosas que todavía no sabemos. Por ejemplo, no tenemos la certeza de que la pérdida de memoria pueda ser detenida durante mucho tiempo. Tampoco conocemos todos los posibles efectos secundarios de un medicamento contra esta enfermedad”, señala Haas.

A sus ojos, lo bueno de los ensayos y errores cometidos hasta el momento en la búsqueda de un remedio contra el Alzheimer es lo mucho que se ha aprendido sobre la enfermedad. Entre otras cosas, ahora se sabe que ésta comienza tres o cuatro lustros antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

(Fuente: AE/DW)