20150805141628-art-nouveau-habana1.jpg


8:07:57 a.m.

Hasta el 8 de agosto está abierta en el Palacio del Segundo Cabo, Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, la exposición itinerante Naturalezas del Art Nouveau, que inició su recorrido en Finlandia en 2013 y llegó a La Habana procedente de Milán, para luego seguir su recorrido hacia Glasgow. 

La exposición es promovida por la Réseau Art Nouveau Network, la institución encargada de la documentación, investigación y protección del patrimonio Art Nouveau mundial. La Habana es la única ciudad no europea que integra la red, en la que aparecen 20 urbes del Viejo Continente. 

La Red Art Nouveau en La Habana, es una institución europea creada en la década de 1990, que reúne a ciudades que tuvieron y conservan la impronta de este estilo artístico.

Entre las ciudades miembros están Riga, que sufrió un incendio y se reconstruyó al estilo Art Nouveau, y Alesund, en Noruega.  En todas hubo y hay una gran presencia de este estilo, que no se limitó a la arquitectura, sino que además influyó en las artes decorativas, el vestuario, los libros, lámparas, cubertería.

La exposición se divide en grandes momentos: primero, la visión de una época, coincidente con la teoría de la evolución de las especies de Darwin, descubrimientos en el área de la oceanografía, estudios cada vez más especializadas en las ramas de la zoología, sobre el mundo vegetal… Esto lo utilizan mucho los artistas.

En la exposición hay muchos dibujos de artistas, de renombre luego en el Art Nouveau, que muestran sus primeros estudios de la naturaleza para después llevar esas formas y motivos a la arquitectura, a las artes decorativas, a los diseños. 

Hay ejemplos de artistas de diferentes países: los catalanes, que tuvieron una impronta muy fuerte; los nórdicos, los franceses, los italianos, los portugueses.

Es una panorámica amplia de esos estudios, de las investigaciones que hacían y los dibujos que producían… Hay, por ejemplo, originales de la famosa rosa de Mackintosh. Y está también lo relativo a los materiales, cómo experimentaban con ellos, el vidrio, el metal, la madera…

El título de la exposición hace referencia a mucho de lo que trae: Naturalezas del Art Nouveau habla mucho del origen, de lo que generó este estilo más allá de lo que podamos percibir hoy. Por supuesto que la arquitectura es de las manifestaciones que más nos llegan, pero la exposición ayuda a entenderlo como un todo y transmite ese estado de alegría, de novedad, de conocimiento, de experimentación que había en aquellos creadores.

En cuanto a arquitectura en La Habana se muestran dos obras importantes de la ciudad: los Jardines de la Tropical y el edificio de Los Pelícanos, en la calle Mercaderes.

Un espacio está dedicado a mostrar el Art Nouveau de la ciudad que se ha conservado hasta hoy, y en una sala adjunta hay excelentes piezas —llegadas como préstamos gracias la Oficina del Historiador— como sillas, vitrinas, mamparas, azulejos, abanicos… Es una excelente oportunidad para ver piezas como estas, que conforman el legado del Art Nouveau en Cuba.

(Fuente: CC)