20150717230220-greco-roman-75kg-gold-andrew-bisek-usa-df.-alvis-almendra-pan-by-tf-8-0-.jpg

    

4:55:48 p.m.

Las medallas doradas de la lucha grecorromana cubana, de Mijaín López (130 kilogramos); y de Yasmani Lugo (98), evitaron el drama de una historia que pudo haber tenido otro final.

Por una medalla de plata, Estados Unidos le arrebató a Cuba la corona panamericana en esa modalidad de la lucha, tras siete jornadas competitivas en el Centro Deportivo de Mississauga, en las que los gladiadores antillanos, igual que los norteños, accedieron a lo más alto del podio de premiaciones en dos oportunidades.

Y aunque ambas naciones igualaron en títulos, lo cierto es que no se vio la potencia acostumbrada de una especialidad que aporta históricamente un rico caudal dorado al medallero cubano en justas multideportivas internacionales y, sobre todo, en Juegos Panamericanos.

El dos veces campeón olímpico López no tuvo inconvenientes en retener su titularidad por cuarta ocasión en una faena anunciada desde La Habana a meses de los Juegos de Toronto. Su oro era el más esperado de todos.

Comparado con los resultados de Guadalajara-2011, cita en la que la isla perdió una sola corona de siete posibles, la de los 60 kilogramos ganada por el venezolano Luis Liendo, ahora en Toronto cedió un reinado mantenido desde los Juegos de San Juan, Puerto Rico en 1979.

La repartición dorada de la lucha grecorromana abrazó a cinco naciones, y dos de ellas con un solo título: Venezuela (Wuileixis Rivas, en los 66 kilogramos) y Ecuador (Andrés Montano, 59).

Andrew Bisek y Jon Anderson se agenciaron los "oros" de las divisiones 75 y 85, respectivamente, para darle a Estados Unidos, un campeonato que no obtenía desde México 1975, año en que debutó la greco en este tipo de citas y se impuso a Cuba siete títulos por dos.

(Fuente: PL)