20150710125753-info-papa-francisco-lrzima2.jpg


6:53:01 a.m.

El corazón lleno de alegría es una expresión común en Paraguay por la llegada hoy del papa Francisco, que genera esperanza y expectativas, devoción y fe en nacionales y extranjeros ya por miles en este país.

De otra cosa no se habla, sólo de la visita de tres días del jefe de la Iglesia católica a una nación con un altísimo porcentaje de fieles de esa religión, quienes esperan el milagro papal para resolver sus problemas cotidianos.

Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, otrora arzobispo de Buenos Aires, llega a territorio paraguayo tal vez algo cansado después de agendas sumamente cargadas en Ecuador y Bolivia, pero según informaciones llegadas a esta capital, con el fresco ánimo y la amplia sonrisa de siempre.

Nada más desembarcado en Asunción, y tras la ceremonia protocolar, Francisco comenzará a bordo del papamóvil un trayecto que aún es incierto, pues aunque existe un programa oficial se conoció que hay otro alternativo, ese en el cual el propio Santo Padre se encarga de improvisar.

Lo normal —salvo cambios— será que el papa argentino se reúna el viernes con el presidente Horacio Cartes, en tanto mañana tendrá una agenda complicada que empezará con una visita a los niños pacientes del Hospital Pediátrico Acosta Ñu, en San Lorenzo.

De allí se dirigirá a la cercana ciudad de Caacupé, la llamada capital espiritual de Paraguay, el centro de la fe cristiana, donde celebrará la Santa Misa en la explanada de la Basílica de la Virgen homónima.

Más tarde tendrá un encuentro con representantes de la Iglesia y participará en otro con religiosos y obispos en la Catedral Metropolitana de Asunción.

El domingo, entre otras actividades en la fecha final de su visita, Su Santidad estará en Ñu Guasú para una misa y el Ángelus, que los papas rezan esos días sin importar donde estén y será trasmitido al mundo por Radio Vaticano.

El primer papa americano, el jesuita Bergoglio, es considerado una figura destacada de todo el continente y un pastor sencillo y muy querido en su antigua diócesis.

"Mi gente es pobre y yo soy uno de ellos", dijo más de una vez para explicar la opción de vivir en un apartamento y prepararse la cena él mismo.

(Fuente: PL)