20150603125124-museo-del-louvre.jpg


6:47:05 a.m.

Unas 230 mil obras del Louvre, sin exponer, serán puestas a salvo de las malas condiciones de conservación y eventuales inundaciones del Sena antes de 2018, en los nuevos depósitos de Lens, norte de Francia, donde el museo abrió una subsede.

"Es una iniciativa urgente y necesaria", afirmó la ministra de Cultura, Fleur Pellerin. Pero la idea disgusta a los investigadores y expertos, además de los empleados del museo.

Una petición en contra del traslado lanzada en la web recibió tres mil firmas, entre ellas la de un grupo aguerrido de 42 curadores de los 65 que tiene el museo.

"Las reservas son parte de las colecciones y son indisociables de los departamentos a los cuales están ligadas. Si separamos las dos cosas, no podremos más realizar investigaciones", advirtieron los firmantes de la petición.

La realización de los nuevos mega depósitos —se habla de 23.500 metros cuadrados en Liévins, en la periferia de Léns— costarán cerca de los 60 millones de euros.

Una mudanza sin precedentes, pero también una "decisión lógica" para Jean-Luc Martinez. El Louvre es el único museo de París sobre las márgenes del Sena que no tiene capacidad de salvar las obras a tiempo, en el caso de un rápido y fuerte aluvión.

Al grupo que rechaza el traslado, Martinez le aseguró que lo de Lens no será sólo un "depósito climatizado" sino un verdadero centro de "investigación científica".

Lens se sitúa 178 kilómetros al norte de París y el museo, construido en un estilo minimalista, abrió sus puertas en 2012.

París recuerda la inundación desastrosa de 1910, cuando las calles de París se transformaron en canales donde se podía circular en canoas, como en Venecia.

Un escenario que según los expertos podría repetirse en cualquier momento.

(Fuente: ANSA)