20150528170857-zrk9.jpg


10:43:18 a.m.

La Casa Iraní de las Viñetas organizó un concurso contra el Estado Islámico, en el cual fueron elegidos 270 trabajos, la mayoría provenientes de Irán pero también de Brasil, China y Turquía, entre otros países.

La iniciativa se produjo después del de las viñetas del Holocausto para decir que, si la libertad de expresión vale para las caricaturas de Mahoma, que tanto ofendió a los musulmanes, debería valer para nuevas investigaciones sobre la Shoa. La segunda ridiculización apuntó contra el EI, que nada tiene que ver con el Islam.

El artífice de los dos concursos internacionales para la mejor caricatura es la Casa Iraní de las Viñetas y, en particular, su presidente Masoud Shojaei Tabatabai.

En el concurso sobre el Holocausto se habían presentado 800 trabajos, mientras que ahora contra el EI hubo más de mil y fueron seleccionados 270.

Del total de los dibujos seleccionados, reportó la prensa local, unos 200 son iraníes, unos 20 de Indonesia, 17 de Brasil, 15 de China y Turquía.

Al parecer, algunos artistas de Siria, Líbano e Irak prefirieron no participar, o bien hacerlo con otro nombre, por temor a la venganza.

El jurado eligió en mayoría a autores iraníes para la final, con cuatro extranjeros y sus trabajos fueron publicados en un libro que, se anunció, será presentado el domingo 31 de mayo, en la ceremonia de premiación de la Casa Cultural Arasban.

Por el momento es un informe de la Presstv el que brindó un anticipo, mostrando algunos dibujos seleccionados.

Entre ellos, una oveja negra llena de explosivos en medio a una grey de ovejas blancas, una Mona Lisa decapitada; una gallina roja con estrellas y franjas de cuyos huevos nacen pollitos-milicianos, un terrorista musculoso que sale de la sala de operaciones con las manos ensangrentadas mientras le ofrecen una toalla de Estados Unidos, Gran Bretaña, Turquía, Israel, Francia y Arabia Saudita, viñetas más explícitas sobre el rol de Washington en el fenómeno EI.

El lanzamiento del concurso fue realizado en febrero pasado, y desde entonces parece que causó alguna irritación, dijeron los medios de prensa iraníes.

Como el de Doha que, al parecer, protestó por la indeseada presencia, en una viñeta, del emir de Qatar junto al presidente de Estados, Barack Obama, y al soberano saudita.

La fase final del concurso se produce en un momento en que también Irán mira con preocupación las últimas conquistas del EI, y la posibilidad de que pueda acercarse a sus fronteras.

(Fuente: ANSA)